jueves, 26 de junio de 2014

Mientras se desarrolla el Mundial de fútbol en Brasil, un trabajador brasileño realiza un arriesgado trabajo, y puede decirse sin duda alguna que su vida pende de un hilo y que su futuro está totalmente en las manos de Jesús.

Este trabajador hace rapel por una fina cuerda que desciende desde la palma extendida de la mano del emblemático Cristo Redentor en Río de Janeiro. Aparentemente realiza con toda normalidad su arriesgado trabajo sin inmutarse.

La labor que realiza se debe a que la estatua ha sido sometida a varias reparaciones después que fuese alcanzada por un rayo el pasado mes de enero, que le rompió el dedo medio de la mano derecha.

La impresionante construcción alcanza en su cima casi 800 metros por encima del nivel del mar (unos 792), lo que hace que cualquier reparación o tarea de limpieza que se realice en ella suponga una tarea vertiginosa.

La estatua Cristo Redentor o Cristo de Corcovado es una imagen de 38 metros de Jesús de Nazaret, sin contar el pedestal de 8 metros, con los brazos abiertos mostrando a la ciudad de Río de Janeiro, en Brasil.

Su base está situada a 710 metros sobre el nivel del mar en el Parque Nacional de la Tijuca, en la cima del cerro del Corcovado.

Considerada la estatua Art decó más grande en el mundo, es reconocida como una de Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno junto a Machu Picchu, la Gran Muralla China, el Coliseo de Roma, el Taj Mahal, Chichén Itzá y Petra. Es la única de ellas que no ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad, la más reciente y la más votada de las siete en la elección.

Para un poco de perspectiva de la altura, le dejamos con una foto panorámica de la estatua entera con Río de fondo.

sábado, 21 de junio de 2014

Del camino angosto al espacioso

Del-camino-angosto-al-espacioso
“Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.”
Mateo 7:13-14 (Reina-Valera 1960)
He leído un sin número de veces este pasaje bíblico, sin embargo fue hasta hace poco que reflexionando Dios me dio luz sobre cómo aplicarlo perfectamente.
El día que decidimos entregarle nuestra vida al Señor comenzamos a andar por ese camino angosto, ese camino angosto que nos evitaba el inmiscuirnos en aquellas cosas que pasaron de ser “buenas” a “malas” en el sentido que entendimos que habían cosas que antes hacíamos que nos parecían buenas, pero que ahora con Cristo en nuestra vida nos dimos cuenta que no eran del agrado de Dios. Fue así como comenzamos a hacer de aquel camino ancho o espacioso un camino angosto pues nuestra intención era agradar a Dios y no a nosotros mismos.
Empezamos a andar por ese camino angosto, en donde caminábamos de puntillas, con mucho cuidado, examinando todo, reteniendo lo bueno y desechando lo malo, ese camino angosto era el perfecto, el que Dios quería que anduviéramos, ese camino angosto se evitaba de muchas cosas que parecían “inofensivas” pero que al evaluarlas nos dábamos cuenta que no valía la pena de practicarlas, porque no honraban a Dios.
Caminar por esa camino angosto nos hacia felices, pues el hecho de saber que agradábamos a Dios hasta en lo mínimo nos hacia sentirnos orgullosos de ser llamados sus hijos.
Lastimosamente con el caminar del tiempo fuimos haciendo de ese camino angosto uno más espacioso. Comenzamos a permitirnos cosas que antes no nos permitíamos, comenzamos a dejar de caminar con cautela y comenzamos a ampliar el camino, aquello que antes nos parecía malo o equivocado nos comenzó a parecer normal y hasta bueno, aquello de lo que antes sentía dolor de cometer comenzó a convertirse en rutina en nuestra vida y poco a poco el dolor por hacer lo malo se fue perdiendo de nuestra vida, fue así como sin darnos cuenta fuimos haciendo más espacioso el camino por el que debíamos andar.
Si antes evitabas hacer o decir ciertas cosas solo por agradar a Dios y hoy en día haces sin ninguna pena lo que antes evitabas tengo que decirte que dejaste de caminar por el camino angosto y en su lugar estás dando pasos en el camino espacioso.
Hay que ser sinceros, todos en algún momento de nuestra vida nos desviamos del camino, dejamos de andar por el camino angosto y comenzamos a andar por el especioso, ese que está lleno de cosas que desagradan a Dios pero que humanamente ya no reprochamos, porque ahora a diferencia de antes lo vemos “normal” basados muchas veces en que “todos lo hacen”.
Cuando tu comienzas a hacer las cosas que todos hacen y comienzas a ponerle etiqueta de permitido a todo, entonces dejaste de andar por el camino angosto, porque el camino angosto no se permite muchas cosas, al contrario es un camino en donde todo se examina y lo que no honra a Dios se desecha. El camino angosto es difícil de andar porque la mayoría tilda ese camino de “religiosidad” o “fanatismo” esos términos que el diablo usa para tratar de hacer ver lo bueno malo.
Dios quiere que dejemos de andar por el camino espacioso y volvamos al camino angosto, la voluntad de Dios es que examinemos todo y desechemos lo malo y nos volvamos hacia lo bueno. El camino angosto está lleno de prudencia, sabiduría y voluntad de agradar a Dios, nadie que quiera andar por el camino angosto lo va lograr sin estás tres cosas, porque se necesita valor para andar en el camino que nadie quiere andar, ese camino de negación a uno mismo, ese camino difícil pero que al final trae una recompensa que vale más que cualquier regalo que el mundo y sus deseos te quieran dar.
Jesús dijo: “porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” Mateo 7:14 (Reina-Valera 1960). Me llama mucho la atención de las últimas palabras de ese verso: “y pocos son los que la hallan”, eso quiere decir que son pocos los que no hacen lo que todos hacen, sino que se dedican a hacer lo que Dios quiere que hagan sin importar el desprecio, burla y odio de los demás.

¿Cuál es el camino por el que estás andando?, ¿Angosto?, ¿Espacioso?

¡Busquemos y encontremos el camino correcto que es el angosto y caminemos en el! 

Autor: Enrique Monterroza
Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Cuídate de tus emociones y deseos

emociones y deseosQue difícil es controlar nuestras emociones, que complicado es tener esos nudos en la garganta que no podemos soltar, por miedo a las consecuencias, pero aun es más grande y buena la recompensa que se obtiene al saber tomar decisiones y saber actuar conforme a la voluntad de Dios, pues a veces queremos imponer nuestros deseos, creyendo que quien mejor que nosotros mismos  para saber lo que nos conviene, pero solo en realidad Dios nos conoce y nos da lo que en realidad necesitamos.
El enemigo siempre nos va a querer engañar, pintándonos pajaritos en el aire, confundiéndonos con falsas emociones, con pensamientos y con coincidencias que nos hacen pensar que es la voluntad de Dios y caemos en sus trampas, eso sucede cuando no tenemos el discernimiento del Espíritu Santo, cuando basamos los sentimientos y decisiones en nuestros propios deseos y no en Dios.
Muchos jóvenes hoy en día les cuesta esperar en Dios, viven en un desespero por tener a alguien a su lado, cuando aun no son capaces de sostener una relación solida con Dios, entonces difícilmente la tendrá con una pareja, como lo dice la palabra ¨El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor ¨ 1 Juan 4:8 (Reina-Valera 1960). Y si no amamos y vivimos conforme al amor de Dios, difícilmente vamos a llegar a conocer el verdadero amor en una persona.
Es que no cuesta entender que los planes que Dios tiene son mil veces mejores que los de nosotros. ¨Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Jeremías 29:11 (Reina-Valera 1960). Siempre queremos vivir acelerados, tomando decisiones a la ligera, las cuales traen consecuencias desastrosas e irremediables y por eso frecuentemente andamos en desanimo y tristezas.
Somos nuevas criaturas en Cristo, no podemos llevar el mismo ritmo de vida que teníamos en el mundo, olvidemos de conseguir las cosas de la misma manera como lo hacíamos en nuestra antigua vida, ¨ En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Efesios 4:22-24 (Reina-Valera 1960).
Los deseos engaños son anhelos que nos prometen algo falso, pues como no renovamos nuestros pensamientos, ni renunciamos a ellos, estos se anidan en nuestra mente y cuando le damos cabida se convierten en actos y luego de haberlos llegado a cabo es que descubrimos que todo era una trampa del diablo, y hasta nos engañamos nosotros mismos.
Lo ideal en estos casos es que nos metamos de lleno con Dios, hagamos al Espíritu Santo nuestro amigo, pues El nos dará el discernimiento, la revelación, la sabiduría e inteligencia, para controlar nuestras emociones, pensamientos y sentimientos. Antes de darle cabida a un fuerte sentimiento y tomar una decisión, consultémosle a Dios, y si esa situación no trae paz a tu corazón, es mejor que esperes en El y no hagas algo de lo que después te puedas arrepentir. Piensa muy bien y analiza si los deseos que tienes son productos de tu carnalidad o en realidad son anhelos que  provienen de Dios.
Dios cuando nos creo pensó en todo, en nuestra anatomía, pensó en las cosas que necesitaríamos para vivir, pensó en nuestros sueños, en  los planes que tiene para nosotros, y también pensó en la persona que va a colocar a tu lado como ayuda idónea. Créeme a Dios no se le escapa nada, no impongas tu voluntad por encima de la de EL, porque esta te puede acarrear destrucción.
¨No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.¨
Romanos 12:2 (Reina-Valera 1960)

Reflexiones en Video

“LA RUTA 7: DROGAS”

La-ruta-7
Cuando se busca la forma más fácil de escapar de los problemas a través de drogas u otras cosas que no son lo que Dios quiere para ti, se termina más atrapado de cómo se inicio.

miércoles, 7 de mayo de 2014

6 de mayo de 2014 - Principio Nº 114
El Espíritu Santo guiando tu trabajo
“Y lo he llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría y en inteligencia, en ciencia y en todo arte,  para inventar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce,  y en artificio de piedras para engastarlas, y en artificio de madera; para trabajar en toda clase de labor”.
Éxodo 31.3-5
Muchas veces creemos que el Espíritu Santo guía solamente las cuestiones “espirituales”, sin embargo todo lo que hace un hijo de Dios es espiritual, pues el Espíritu Santo mora en él.

Cuando hablamos de nuestro trabajo o profesión, daría la impresión de que muchos creyentes separan esta área de su vida y no dejan que sea guiada por el Espíritu Santo.

El trabajo de cada uno de nosotros debe ser una excelente oportunidad de testimonio a otros. Para esto es imprescindible que el Espíritu Santo guíe lo que hacemos.

En primer lugar, el Espíritu Santo te llena de sabiduría, de inteligencia y de conocimiento en todo arte.

  • Sabiduría para manejarte en la empresa para la cual trabajás, de la mejor forma posible.
  • Inteligencia para utilizar los recursos, el tiempo y el esfuerzo de la mejor manera.
  • Conocimiento en todo arte, para entender el mercado en el que te desenvolvés y para relacionarte con tus clientes.
En segundo lugar, el Espíritu Santo te da la capacidad de inventar diseños, ya que una mente guiada por Él, es renovada e innovadora en todo lo que hace.
  • En lo laboral, busca desarrollar su trabajo de forma más simple y productiva.
  • En lo comercial, crea distintas estrategias y métodos de comercialización.
  • En lo profesional, desarrolla creatividad de forma continua.
En definitiva, el Espíritu Santo debe guiar tu trabajo, para que puedas trabajar en toda clase de labor, y hacerlo de manera sobresaliente para poder ser de bendición.

Si hasta hoy has estado estancado laboral, profesional y comercialmente, quizás necesites pedirle al Espíritu Santo que te guíe de manera especial en esto.

Yo bendigo tu vida para que el Espíritu Santo que mora en vos guíe toda tu vida, incluyendo esta área tan importante para tu desarrollo personal.

sábado, 26 de abril de 2014

LA CANONIZACION DE LOS SANTOS CATOLICOS ¿ ES BIBLICA?

¿Cómo puede una persona convertirse en un santo según Roma?

Esa es una pregunta válida. La Biblia habla de los santos – los que son santificados, santificada por la sangre de Jesús mediante la fe en él.

Santos vivos!

Pablo en sus cartas, se dirige a los santos en diversas ciudades de las regiones de Asia que evangelizaron. Una característica sobresaliente de estos santos es que ellos estaban viviendo, aunque también habló de santos a quienes, según dijo, ‘dormir’, es decir, habían muerto en Cristo, y estaban a la espera de la resurrección de la Iglesia.

La verdad fundamental, sin embargo, es que se convirtieron en santos, mientras vivían, y no después de que había muerto.

Curiosamente, Pablo incluso aborda los santos en Roma.

Romanos 1:7-12

“A todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos: Gracia a vosotros y paz de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. En primer lugar, doy gracias a mi Dios mediante Jesucristo con respecto a todos vosotros, para que vuestra fe se divulga por todo el mundo. Porque Dios es mi testigo, a quien sirvo en mi espíritu en el evangelio de su Hijo, que sin cesar me acuerdo de vosotros siempre en mis oraciones, rogando si, por algún medio, ahora por fin puedo encontrar una manera en la la voluntad de Dios para venir a usted. Porque yo a vosotros, para que pueda impartirles algún don espiritual, de modo que usted puede ser establecida, es decir, que pueden ser mutuamente confortados por la fe que es común a vosotros ya mí. “

Es evidente que Pablo está escribiendo a los santos que están vivos, a quien espera visitar pronto, a la que está orando para que, a la que anhela ver a alentar. A los Corintios escribe: “Todos los santos os saludan”, al hablar de los santos que estuvo con en el momento, no están en el cielo.

Pablo fue uno de los ministros que tienen la responsabilidad de la enseñanza, la formación y equipar a los santos.Efesios 4:11-13

Él mismo constituyó a unos, apóstoles, profetas, evangelistas algunos, y algunos otros pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo …

Estamos hechos santos por la fe en el Señor Jesucristo. No es nada de oursleves. Estamos hechos de la justicia de Dios en Cristo Jesús por medio de creer en Él, la obra de Su cruz y su resurrección. La santidad significa ser hecho santo. La santificación es la santidad, pero no nuestra propia santidad a través de nuestras propias obras, sino su santidad por la fe en Él acreditado a nosotros como resultado de su gracia, o favor, hacia nosotros.

No podemos convertirnos en santos por nuestra propia bondad o de obras. Si lo hiciéramos podríamos presumir de nuestras propias obras, o santidad, o incluso en la grandeza de los demás como más santo que que otros, que es lo que la Iglesia Católica Romana, en esencia, lo ha hecho.

Concepto diferente de la santidad

La Iglesia Católica Romana ve la santidad completamente diferente a Pablo y las Escrituras del Nuevo Testamento, y ha creado una doctrina que está en completo desacuerdo con lo que la Biblia dice, no sólo en los pasajes que he añadido aquí, pero a través del canon, en un largo, sacado proceso llamado canonización, según el Centro de Educación Católica.

El proceso de convertirse en santos

P. William Saunders

El proceso oficial para declarar a alguien un santo se llama canonización. Antes del año 1234, la Iglesia no tiene un proceso formal como tal. Por lo general, los mártires y los reconocidos como santos fueron declarados santos por la Iglesia en el momento de su muerte. Antes de la legalización del cristianismo en el año 313 por el emperador Constantino, las tumbas de los mártires, como San Pedro, fueron marcados y se mantuvo como lugar de homenaje. Los aniversarios de sus muertes fueron recordados y puestos en el calendario de la Iglesia local. Después de la legalización, a menudo basílicas y santuarios fueron construidos sobre las tumbas.

Conforme pasó el tiempo, la Iglesia vio la necesidad de reforzar el proceso de canonización. Desafortunadamente, a veces figuras de leyendas fueron venerados como santos. O una vez, la iglesia local en Suecia canonizado a un monje que embebe que fue asesinado en una pelea de borrachos – apenas pruebas del martirio. Por lo tanto, en el año 1234, el Papa Gregorio IX estableció los procedimientos para investigar la vida de un santo candidato y milagros atribuidos.

En 1588, el Papa Sixto V encargó a la Congregación de Ritos (más tarde llamada la Congregación para las Causas de los Santos) para supervisar todo el proceso. Comenzando con el Papa Urbano VIII en 1634, varios papas han revisado y mejorado las normas y procedimientos para la canonización.

Hoy el proceso continúa de la siguiente manera: Cuando muere una persona que tiene “fama de santidad” o “la fama de martirio”, el Obispo de la Diócesis por lo general se inicia la investigación. Un elemento es si algún favor especial o de un milagro se ha concedido por intercesión de este santo candidato. La Iglesia también investigará los escritos de los candidatos para ver si poseen la “pureza de la doctrina,” en esencia, nada de herético o en contra de la fe. Toda esta información se recoge, y luego un transumptum, una copia fiel, debidamente autenticadas y precintadas, se presentó a la Congregación para las Causas de los Santos.

Una vez que la causa es aceptada por la Congregación, una mayor investigación se lleva a cabo. Si el candidato fue un mártir, la Congregación determina si murió por la fe y la verdad ofreció su vida en un sacrificio de amor a Cristo ya la Iglesia. En otros casos, la congregación se examinan para ver si el candidato fue motivado por una profunda caridad hacia el prójimo, y practicó las virtudes de una manera ejemplar y con heroísmo. A lo largo de esta investigación el “promotor general de la fe”, o abogado del diablo, plantea objeciones y dudas que deben resolverse. Una vez que un candidato es declarado haber vivido la vida de virtud heroica, podrá ser declarada Venerable.

El siguiente paso es la beatificación. Un mártir puede ser beatificado y declarado “Beato” en virtud del martirio de sí mismo. De lo contrario, el candidato debe ser acreditado con un milagro. Al verificar el milagro, la Iglesia mira si Dios en verdad un milagro, y si el milagro se hizo en respuesta a la intercesión del santo candidato. Una vez beatificado, el santo venerado candidato puede ser, pero con la restricción a una ciudad, diócesis, región o familia religiosa. En consecuencia, el Papa autoriza una oración especial, la Misa, o el Oficio Divino en honor a la Santísima adecuada.

Después de la beatificación, otro milagro es necesario para la canonización y la declaración formal de la santidad.

Así que el proceso es largo, sólo puede ocurrir después de la muerte de una persona, incluye las buenas obras, o justicia basada en obras, y es desafiado por un argumento en contra. De ahí la frase «abogado del diablo ‘! Es parte de la iniciación a la santidad necesaria para el portador de la causa para la santidad para ser desafiado por alguien que juega el diablo.

Así, por la Iglesia Católica Romana, la santidad es un ejercicio sólo para unos pocos, que han, por sus propias obras y las buenas obras, o por el martirio, o por un milagro después de haber muerto, hecho algo sobresaliente de todos los demás creyentes.

La progresión de prueba de la santidad católica romana

Tienen un procedimiento llamado canonización, que implica la intervención de los hombres, al parecer autorizado para elegir quién puede convertirse en un santo y que no pueden, de acuerdo a sus propios medios artificiales, que no tienen relación con la escritura, entre ellos el de Pablo y los otros escritores de las Epístolas, donde hay suficiente información sobre la santidad para que sea sencillo para cualquier oído para oír. Esto a pesar de la información clara que tenemos en la Biblia que es un santo y cómo.

El proceso de toma de parte de Dios el poder para acreditar a la justicia para un hombre o una mujer en el mérito de su gracia y su fe. Se elimina la necesidad de toda la fe como un medio para la santificación, y declara a una persona beatificado o santificado sólo después de cierto criterio se dio cuenta de que, por su propia admisión, fueron ideados por la Iglesia Católica Romana.

Así, en lugar de corregir el error cometido por los primeros cristianos, hasta el siglo XIII, de la creación de santos de mártires y venerar a ellos ya sus santuarios y lápidas, la Iglesia Católica formó un enfoque totalmente anti-bíblico de la santidad que se eleva por encima de la gente muerta vivir, y le dio la vida la licencia a rezar a los santos ya través de estos.

Fue en su poder para enseñar la doctrina bíblica básica sobre cómo una persona se convierte en un santo por la fe en Jesucristo solamente, y no a través de cualquier proceso inducido por el hombre. Pero fracasó en esto, y han perpetuado un mito que ha causado gran confusión en todo el Cuerpo de Cristo, incluso entre los cristianos que no están relacionados de alguna manera al catolicismo romano.
Los medios de comunicación, en particular, toma la línea católica que los santos son personas especiales que han muerto y había al menos un milagro llevará a cabo a través de rezar a ellos, oa través de ellos.

Valor comercial de los santos católicos

Por supuesto, esto condujo inevitablemente a una industria de fabricación de imágenes y los iconos de los santos canonizados, que la gente pudiera establecer en sus hogares, y los sacerdotes podían erigir en sus iglesias y patios de la iglesia, para que los fieles tenía un punto de enfoque de sus oraciones . Carnero castrado esto es aceptable o meramente tolerada por el Vaticano no es ni aquí ni allá. Ellos crearon la anomalía, pero han hecho poco para sacarlo de la gente de su iglesia.

El sitio web oficial del Vaticano no tiene nada sobre la santidad bíblica. Su procedimiento para la designación de los santos tiene 33 cláusulas, cada una con una serie de apartados, que van somehting de esta manera:

1. a) Los avances peticionario de la causa de canonización. Cualquier miembro del Pueblo de Dios, o de cualquier grupo de fieles reconocida por la autoridad eclesiástica puede ejercer esta función.

b) El peticionario se encarga de la causa a través de un postulador legítimamente designado.

2. a) El postulador es nombrado por el peticionario, por medio de un mandato por escrito de acuerdo a la norma del derecho, con la aprobación del Obispo.
b) Si bien la causa se está manejando a la Sagrada Congregación, el postulador, a condición de que se apruebe por la misma Congregación, debe residir en Roma.
Y así sucesivamente, pero nada que ver con nada que ver con la Biblia en cualquier manera o forma.

Una santa australiana!

Para poner esto en contexto, una cosa asombrosa que tener en cuenta es que, en Australia, desde 1788 hasta 2010, la nación no tenía un santo real única, de acuerdo con la doctrina católica romana. Incluso los medios de comunicación británicos alabaron la llegada de la primera santa de Australia.

Abrazar la verdad

Para aquellos que quieren saber la verdad y vivirla, la solución es simple.
Abandonar la locura y se aboga por la verdad de las Escrituras.

Dale a tu vida a Jesús si no lo ha hecho. En el momento que aceptamos a Jesús como Señor y Salvador se convertirá en un santo de Dios, no por sus propios méritos u obras, sino por la obra terminada de la cruz, y porque Dios ha resucitado a Jesucristo de entre los muertos y que usted puede estar vivo con él hoy en día como un santo del Dios Altísimo.

No hay otra manera!

Publicado por Steve

 OBSERVACIÓN:

En la iglesia Católica Romana no hay ni  un santo vivo…¡ni siquiera el mismo Papa! ¿Extraño, no? Y me pregunto, ¿cómo pueden las almas de los buenos católicos estar con Dios en el cielo, si no son santos? No dice Heb 12:14 que hay que ser santos para ver a Dios?

¡BENEFICIOS DE LA RESURRECCIÓN DE CRISTO!

cristo-resucitadoROMANOS 1: 3, 4 
INTRODUCCIÓN: ¿Cuáles son los BENEFICIOS de la  resurrección de Cristo? ¿Qué garantías tenemos por Su resurrección? Analicémoslo de acuerdo a lo estudiado en la Biblia y en los estudios teológicos. Veamos:
 I. Jesús es Verdadero HIJO de Dios en sentido único (Romanos 1: 3, 4)
¿Acaso Jesús desde el principio y siempre no era el Hijo de Dios? (Isaías 7: 14; 9: 6; Mateo 3: 17; 4: 3, 5; 14: 33; 16: 16; 26: 63; 27: 40; Marcos 3: 11; 5: 7; Juan 1: 49; 3: 35; 8: 36; 11: 4; Romanos 8: 3; Gálatas 4: 4; Hebreos 5: 8; 6: 6; 2 Pedro1: 17; 1 Juan 3: 8). De hecho Jesús había dicho claramente, insinuado y demostrado con Sus obras que Él era Hijo de Dios (Mateo 26: 63, 64)
Este fue el motivo por el cual los judíos lo mataron: para ellos era una blasfemia decir “yo soy Hijo de Dios” y constantemente se lo recriminaban (Mateo 26: 63-68). Al final de la historia los que custodiaban el cuerpo de Cristo en la cruz, reconocieron esta gran verdad, cuando vieron las señales extraordinarias al morir Jesús (el velo rasgado en dos, la tierra tembló, las rocas se partieron, los sepulcros se abrieron):“verdaderamente este era el Hijo de Dios (Mateo 27: 50-54).
¡Para nosotros no sólo era, sino que es y seguirá siendo por siempre Hijo de Dios! ¡El Padre le resucita (Hecho 2: 24, 30-33; 3: 15; Romanos 4: 24, 25; 2 Corintios 4: 14; Hebreos 13: 20; Colosenses 2: 12) para confirmar (comprobar) que en verdad Jesús si es Su Hijo único! (Romanos 1: 3, 4). Por eso  nosotros los creyentes no debemos  tener ni la mínima duda en la mente y en el corazón que Jesús en verdad  es el Hijo de Dios (Mateo 27: 50-54). ¡Esta prueba de que Jesús es verdaderamente Hijo de Dios en sentido único, es uno de los grandes beneficios de la resurrección de Cristo! ¿Con que clase de cuerpo resucitó Jesús? Analicémoslo a continuación:
  • Resucitó con el MISMO cuerpo que antes tenía
Pruebas de que era el MISMO cuerpo de Cristo: a Tomás le hizo tocar las heridas (Juan 20: 27), comió delante de los discípulos (Lucas 24: 41-43)
  • Resucitó con el mismo cuerpo pero TRANSFORMADO
Evidencias claras de este MISMO cuerpo pero totalmente TRANSFORMADO en su naturaleza (no se sujetaba más a las leyes naturales): se les apareció entre ellos estando las puertas cerradas (Juan 20: 19), desapareció de sus vistas (Lucas 24: 31).
Resucitó con el mismo cuerpo de antes, pero ahora sin la posibilidad de volver a morir (Romanos 6: 10; Hebreos 7: 27; 9: 12, 26, 28), porque Su cuerpo ahora fue transformado con la resurrección.Las diez (10) apariciones nos dan amplia evidencia de esto. Ver tema las apariciones de Cristo. ¡Además Su resurrección es garantía de nuestra resurrección! Más adelante lo estudiaremos
II. Cristo murió y RESUCITÓ para ser SEÑOR (Romanos 14: 9)
Señor (gr. Adonay – Kurios/kirios): dueño, amo, tener poder, autoridad, controlador y alguien en autoridad. Era el título de respeto a los amos, maestros, reyes y alguien de la nobleza. Sin embargo Adonay” (forma plural) para referirse al glorioso Señor y a la plenitud de Sus poderes y Su soberanía. El kirios de A.T (Jehová) y del N.T (Jesús). ¡Él es el Señor! Pedro en su primer discurso lo predicó categóricamente: “Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo (Hechos 2: 36). Ver tema Cristo como Señor
III. Su resurrección garantiza la veracidad de nuestra PREDICACIÓN (1 Corintios 15: 14, 15)
Sin la resurrección de Cristo nuestra predicación seria “vana” (gr. Kenós o kené): vacía (lit.), hueco, sin contenido fiable
IV. Su resurrección garantiza una FE autentica (1 Corintios 15: 14, 17; 1 Pedro 1: 3)
Sin la resurrección de Cristo nuestra fe también seria “vana” (gr. Mátaios o matia): vacío, inútil, sin valor alguno
V. Su resurrección garantiza el PERDÓN de nuestros pecados (1 Corintios 15: 17)
Con su muerte El PAGÓ el precio de la pena por nuestros pecados y COMPRÓ nuestra justificación. Cristo RESUCITÓ de los muertos para darle validez y celebrar la obra de la justificación (Romanos 4: 25). Además Dios ACEPTÓ el sacrificio de Jesús por nuestros pecados (1 Corintios 15: 17). Cuando Dios el Padre resucitó (Hechos 2: 30-36) a Su Hijo, nos comprobó que en verdad sí ACEPTÓ el sacrificio de Cristo por nuestras iniquidades y que nos PERDONA por medio de la muerte de Su Hijo amado en la cruz
VI. Su resurrección garantiza que NO SOMOS dignos de lastima (1 Corintios 15: 19)
Pablo usa aquí la palabra “conmiseración” (gr. Eleeinós): lastimero, digno de lastima (PDT), miserable: “Si nuestra esperanza en Cristo es sólo para esta vida, entonces somos los seres humanos más dignos de lástima (PDT). “Si nuestra esperanza en Cristo solamente vale para esta vida, somos los más desdichados de todos” (DHH) 
VII. Su resurrección garantiza que RESUCITAREMOS (1 Corintios 15: 20)
La resurrección de Cristo es garantía que nosotros los creyentes convertidos; también seremos resucitado en Su segunda venida por la iglesia  (Romanos 6: 5; 1 Corintios 6: 14; 15: 49; 2 Corintios 4: 14). Nosotros resucitaremos el día final con un cuerpo transformado como el de Jesús cuando resucitó (Apocalipsis 21: 4). ¡Es nuestra esperanza y consuelo! (1 Tesalonicenses 4: 13-17)
Recuerde que Cristo fue la primicia de resurrección y luego los que son de Cristo (creyentes convertido), en Su venida (1 Corintios 15: 20-23). Pablo está usando aquí en este texto bíblico la ilustración de la agricultura: el campo, la semilla se entierra, muere y luego crecen muchos tallos. Unos maduran primero y constituyen las primicias (el primer fruto) de la cosecha. Cristo es la primicia de la cosecha cuando resucitó (vr. 20) y nosotros (los creyentes convertidos) somos el resto  de los tallos en el momento de Su venida (vr. 23
CONCLUSIÓN: ¿valió la pena la resurrección de nuestro Señor Jesucristo? ¿Estamos disfrutando de los beneficios de Su resurrección? ¡AMÉN QUE SÍ! Cristo resucitó de la muerte y puede darle Salvación eterna a todo aquel que se arrepienta de sus pecados y crea este mensaje de corazón. Su amor y su Gracia no tienen límites. ¡Vive por Cristo hoy y da gracias a Dios por tan enorme sacrificio hecho, muerte y resurrección!

¡AMÉN QUE SÍ!

viernes, 25 de abril de 2014

Recomendamos el libro:
Sanando la Pandilla que Vive Dentro 
Autora: Esly Carvalho
Dirigido a: Psicólogos cristianos

Este libro tiene como objetivo identificar y esclarecer la existencia de la Pandilla Interna - aquellos personajes que dirigen nuestra vida, tales como el Cobarde, el Adolescente, el que vive Crisis, la Niña Asustada, el Mentiroso (¡que incluso me miente a mí!). Veremos cómo se originan y desarrollan dentro de nosotros, cuál es la función que 
cumplen en nuestra vida, así como sus interacciones y algunas formas de sanar aquello
  s personajes de nuestra Pandilla Interna que nos impiden vivir plenamente porque están heridos. 
El énfasis especial en este proceso de sanar es en la nueva terapia de reprocesamiento, EMDR - Eye Movement Dessensitization and Reprocessing (Desensiblilización y Reprocesamiento por medio de Movimientos Oculares). También aprenderemos a celebrar aquellos roles que nos edifican, nos llevan hacia arriba y adelante y son recursos positivos. En fin, tenemos como propuesta desarrollar la "política de la buena convivencia" solo que esta vez, es con los personajes que viven adentro de nosotros, nuestra Pandilla Interna.

Si desea adquirir este libro, por favor escriba a ventas@exoduslatinoamerica.org

Avergonzado por mi pecado

Joe Dallas


“Me retracto por lo que dije, y me siento en polvo y ceniza en señal de arrepentimiento.” Job 42:6

En enero de 1984 tuve una crisis de la verdad. Era un cristiano que había recaído en conductas sexuales destructivas, y el conflicto entre mis deseos sexuales y espirituales alcanzó su punto más alto. Ese fue el comienzo de mi recuperación y por extraño que parezca, el momento más oscuro de mi vida.
Tenía que deshacerme de toda la pornografía que poseía, por supuesto. Hice que cortaran mi servicio de cable. Cancelé mis suscripciones de canales eróticos y busqué un lugar para vivir en otra ciudad.
Sólo entonces me di cuenta que había arruinado todo lo bueno que me habían dado. Al caer en mis pecados, abandoné un ministerio fructífero, una familia amorosa, un gran potencial y todo perdido de una manera vergonzosa. Y cuanto más pensaba en eso, más me hundía en un abismo de disgusto conmigo mismo. Al pasar los días empecé a dormir, y luego me despertaba horrorizado de mí mismo, recordando lo que había hecho, cada vez veía las cosas desde una perspectiva terrible. Lloré revolcándome en la cama con un ataque de llanto y gemidos.
Como parte de mi ‘penitencia’, llamé a todos mis viejos amigos para disculparme y decirles que estaba arrepentido. Sólo pude encontrar a unos pocos, pero uno de ellos permanentemente interrumpió el ciclo de “me odio a mí mismo” en el cual me había metido.
Cuando lo tuve al teléfono y le conté lo que estaba pasando conmigo, rompí una pared y comencé a desbordar la culpa, el estado miserable en que me encontraba y el temor de que ya no había futuro para mí.
Bueno Joe, me dijo, si golpeándote la cabeza contra la pared vas a edificar el Cuerpo de Cristo, por favor, síguelo haciendo.
Pero si no, ¿crees que toda esta energía que estás poniendo en la autocompasión podría usarse en hacer algo útil con lo que te queda de vida?
Eso me calló completamente. Él continuó diciendo, “y quién sabe si algún día, después de pasar por todo esto, es probable que hayas aprendido algo digno de compartir con otros.”
Me había estado ahogando en la vergüenza, tratando de superarme a mí mismo, pero sin lograr nada que valiera la pena en el proceso. Decidí esa noche encontrar algo y hacer algo más útil con mi dolor. Y por extraño que parezca, ese dolor me dirigió a pedir ayuda en consejería, y luego a un deseo de convertirme en consejero capacitado, y finalmente en la oportunidad de trabajar con cientos de otros hombres que había cometido errores muy similares a los míos.

Arrepiéntete de tus pecados, en todo el sentido de la palabra. Pero no te revuelques en la vergüenza. Mejor ora poderosamente para considerar cómo Dios puede convertir sus peores fracasos en oportunidades útiles.
Solamente sorpréndete por el genio escondido detrás de la herida.

martes, 22 de abril de 2014

¡LAS APARICIONES DEL CRISTO RESUCITADO!

cristo resucitadoMATEO 28: 1-10
INTRODUCCIÓN: la resurrección corporal de Jesús es un elemento central de la fe cristiana y es evidenciado con las apariciones del Cristo resucitado y no deja resquicio alguno de duda sobre este acontecimiento. Estudiémoslas en su más probable orden cronológico. Veamos.
1.     MARÍA MAGDALENA (MARCOS 16: 1-11; JUAN 20: 11-18): Esto fue de madrugada, el domingo de resurrección y al lado de la tumba.
2.      OTRAS MUJERES (MATEO 28: 8-10): También fue de madrugada, el domingo de resurrección y en el camino a Jerusalén 
3.     PEDRO (LUCAS 24: 34; 1 CORINTIOS 15: 5): Jesús se le apareció más tarde a Pedro o Cefas (Juan 1: 42; 1 Corintios 15: 5) cerca de Jerusalén y el domingo de resurrección
4.     CLEOFAS Y SU COMPAÑERO (MARCOS 16: 12, 13; LUCAS 24: 13-35): Esto sucedió casi de noche (al atardecer) en el camino a Emaús (11 km de Jerusalén), el domingo de resurrección y durante todo el camino conversaron con el Señor sin reconocerle porque sus ojos estaban velados (vr. 16-29), aunque al final le reconocieron cuando les partió el pan (vr. 30-35)
5.     LOS APÓSTOLES SIN TOMÁS (LUCAS 24: 36-43; JUAN 20: 19-25): Esta aparición a los diez discípulos fue a media noche del día de la resurrección en el aposento alto (Jerusalén) en ausencia del incrédulo Tomás o Dídimo (Juan 20: 24, 25): exigió pruebas para creer en la resurrección de Cristo (ver y tocar las heridas Sus heridas). Sin embargo ocho días después el mismo Jesús le probó que si había resucitado invitándolo a ver y meter su dedo en Su costado (Juan 20: 26-29) 
6.     LOS APÓSTOLES CON TOMÁS (JUAN 20: 26-29): Esta aparición fue también en el aposento alto (Jerusalén), una semana después de la anterior (quinta aparición) y en presencia del incrédulo Tomás haciéndole ver, tocar Sus heridas y meter el dedo en Su costado para que creyera. Después de esto Tomás por fin creyó declarando Señor  mío y Dios mío.
7.     SIETE DISCÍPULOS (JUAN 21: 1-14): Ahora Jesús se apareció a siete de Sus discípulos cuando estaban pescando en el Mar de Tiberias o Mar de Galilea al amanecer. Aquí en esta aparición es donde Jesús realizó por segunda vez el tremendo milagro de la pesca milagrosa (vr. 6). Recuerde que la primera se relata en Lucas 5: 1-11 
8.     MÁS DE QUINIENTOS A LA VEZ (1 CORINTIOS 15: 6): Esta es la aparición de la Gran Comisión, sobre un monte en la provincia de Galilea (Mateo 28: 16-20) y parece que es la misma aparición que se describe el apóstol Pablo (1 Corintios 15: 6).
9.     JACOBO (1 CORINTIOS 15: 7a): Esto sucedió en un lugar desconocido y es poco lo que se dice de esta aparición a Jacobo o Santiago. Sin embargo; también es significante e importante como las anteriores apariciones.
10.   LOS DISCIPULOS (1 CORINTIOS 15: 7b): Nuevamente Jesús se le apareció a Sus discípulos por última vez en conjunto para despedirse de ellos y se realizó un gran hecho: la ascensión de Jesús (Hechos 1: 9), en la aldea de Betania; monte de los olivos (provincia de Judea), cerca de Jerusalén (Lucas 24: 50). No confundamos esta última aparición (la ascensión), con la octava (la gran comisión), porque sucedieron lugares muy distintos.
11.   EL APÓSTOL PABLO (1 CORINTIOS 15: 8-11): En la lista donde el mismo Pablo registra las apariciones de Jesús, se menciona como el último a quien Jesús se le apareció. Esto sucedió en el camino cerca de Damasco (Hechos 9: 1-6; 18: 9, 10, 22: 1-8; 23: 11; 26: 12-18)
CONCLUSIÓN: todo lo anteriormente explicado en esta enseñanza lo terminamos de la siguiente manera: el primer par de apariciones lo hizo frente a Mujeres (1 y 2), el segundo par lo hizo frente a Hombres (3 y 4), el tercer par fue ante los Apóstoles (5 y 6), el cuarto par tuvo lugar en la provincia de Galilea (7 y 8), el quinto par (9 y 10): la gran comisión y la ascensión. La última aparición tiempo después al apóstol Pablo cerca de Damasco. Todas estas apariciones son evidencias reales del Cristo ha resucitado. ¡AMÉN QUE SI!
AUTOR: PrediCantor Garys Leandro