miércoles, 28 de enero de 2015

VICTORIA SOBRE LOS GIGANTES


 
I.   DAVID VENCIÓ POR LA FE EN UN DIOS GRANDE,
1 Sam. 17:45-47.
 A. La fe te hace avanzar hacia la voluntad de Dios.
Ø  Nota: La voluntad de Dios era que Goliat fuera derrotado, su voluntad era darle la victoria a Israel, David lo sabía, pero Saúl no, pues había perdido su comunión con Dios y no tenía discernimiento…
 B. La fe te hace valiente y esforzado.
Ø  Nota: David no sólo contemplo la situación, no sólo creyó que Dios podía vencer a Goliat, él hizo algo… corrió a la línea de batalla, tomó las piedras, tiró con la honda… la fe no sólo cree, la fe actúa en la voluntad de Dios y ve los milagros… ve lo sobrenatural de Dios…

Ø  Nota: Goliat, cuyo nombre significa: el que roba, el que usurpa, el que quita la gloria, fue vencido por David. El Goliat que nos oprimía (el diablo) fue vencido por el Rey de Reyes, Jesucristo nuestro Señor, y recuperó la herencia, la gloria, la autoridad, la posesión de los hijos de Dios…

 II.     EL REINO DE DAVID ENFRENTÓ OTROS GIGANTES.
 A. David estaba en un momento de expansión.
Ø  Nota: David estaba haciendo la voluntad de Dios, todo iba bien, pero la oposición aparecía (gigantes aparecieron) y David y su ejército debían luchar con fuerza, y Dios les daba la victoria…
B. Saúl representa una generación temerosa y estancada, porque no conocía a su Dios, David es figura de una nueva generación, que:

Cree en un Dios grande,
Creen que Dios los puede usar para grandes victorias,
Creen que Dios los puede llevar a las naciones,
Una generación con un corazón conforme al corazón de Dios,
Una generación de adoradores y guerreros que establecen el Reino de Dios en la tierra…

III.   LA DERROTA DE LOS GIGANTES, 1 Crón. 20:4-8 y 2 Sam. 21:15-17.
A. El número cuatro en la Escritura indica la integridad de aquello que ha sido creado o establecido por Dios.
Ø  Nota: Por ej: los 4 ptos cardinales, las 4 banderas de Israel por el desierto, los 4 seres vivientes cada uno con 4 caras, 4 alas y 4 manos, son diseños celestiales, y el diablo procura resistir los diseños de Dios con los suyos, por eso hay aquí 4 gigantes…
B. La derrota del primer gigante, 1 Crón. 20:4
Ø  Nota: Su nombre era Sipai, que significa: umbral, puerta, dintel. Procura impedir el acceso de la iglesia a nuevos niveles en el Señor. Su arma favorita es la falta de unidad, la división dentro de la iglesia.
Ø  Nota: La unidad es la llave que abre las puertas a nuevos niveles. En Apoc. a la iglesia de Filadelfia Dios le dijo: “he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar”. Su nombre Filadelfia significa: amor fraternal.
Ø  Nota: Éste gigante fue derrotado por Sibecai husatita, Sibecai significa: tejedor, trenzar, entrelazar, unir, relacionar… y husatita significa velocidad, aceleración, avance rápido. Ésta es una palabra que Dios ha venido dando a su iglesia: aceleración…
B. La derrota del segundo gigante, 1 Crón. 20:5.
Ø  Nota: Su nombre era Lahmi (hno de Goliat geteo), que significa: mi pan, mi guerra, es el que roba o usurpa la herencia de los hijos de Dios. Su arma favorita es la religión, la tradición (por ej: vivir en escasez produce santidad, o significa “humildad”). Las riquezas no son malas, ellas son amorales, el asunto es que hacemos con las riquezas, el pecado es el amor a las riquezas. Éste gigante fue derrotado por Elhanán, cuyo nombre significa regalo, Dios ha sido bueno, su gracia esta sobre mí, el favor de Dios me cubre. Entonces sé consciente de que Dios te quiere bendecir en todas las áreas.
C. La derrota del tercer gigante, 1 Crón. 20:6-7.
Ø  Nota: Éste gigante es “sin nombre”, tenía 6 dedos en cada extremidad, para un total de 24 dedos, el #6 es tipo de reino satánico, y el #24 indica gobierno, administración. No tiene nombre porque trabaja solapadamente, encubiertamente. Trabaja en secreto, socavando el gobierno de Dios. Su arma favorita es la deslealtad, el chisme, la crítica, el antagonismo, procura desalentar a los débiles, hace la guerra al ministerio solapadamente (vrs. 7 dice: “éste injurió a Israel” = insultó, avergonzó, blasfemó, deshonró, vituperó…). Manos de seis dedos y pies de seis dedos, porque su objetivo es obstruir el desarrollo del reino, controlar el trabajo y obstaculizar el caminar (la avanzada).
Ø  Nota: Éste gigante murió a manos de Jonatán, hijo de Simea, su nombre significa: Dios ha dado, y Simea significa: testimonio, declaración, reporte. Nos habla de una declaración de Dios que derrota a éste gigante, no te calles cuando éste gigante hable, murmure o traiga contienda o disensión, da el testimonio de Dios, declara que somos más que vencedores, que mayor es el que está en nosotros que el que está en el mundo, no escuches a los negativos, anuncia que vamos de gloria en gloria…
D. La derrota del cuarto gigante, 2 Sam. 21:15-17.
Ø  Nota: Su nombre es Isbi-benob, que significa: mi morada es Nob, Nob es una ciudad filistea donde David fue a descansar de la presión de Saúl y comió pan consagrado. Su arma favorita es el cansancio, la fatiga y el desanimo. Quiere impedir y controlar el descanso de los siervos del Señor. El cansancio impide ver y enfrentar las pruebas, luchas y tentaciones, y David se cansó en la batalla y casi muere… pero lo ayudo Abisai, cuyo nombre significa: mi padre es un regalo, o regalo del padre. Abisai se destacó siempre como valiente guerrero leal a David, nos habla entonces de aquellos que tienen la perspectiva correcta de su líder, tienen bálsamo en su mano para ayudar, para aliviar la carga del otro, Abisai no criticó a David, ni lo dejo solo, lo ayudó, hizo equipo con él y vencieron al gigante, los Abisai son los Aarón y Hur que ayudan a Moisés, cuando sus brazos están cansados…

Conclusión: Somos hijos de un mismo Padre, somos hermanos y formamos un solo cuerpo, debemos orar los unos por los otros, apoyarnos, no consentir el pecado, pero socorrer al caído, caminar en amor, soportándonos los unos a los otros, no maldiciendo, sino bendiciendo, procurando siempre que Cristo sea glorificado… no importa que tan grande sea el gigante, que tan grande sea tu dificultad, Cristo nos dará siempre la victoria
Creo que todos oramos y creemos en la obra de Dios en nuestra casa. Creemos que nuestra familia se acercará al Señor Jesús, serán salvos y le servirán; pero a veces cuando no vemos que esto suceda rápidamente puede aparecer el desánimo y aun dudar de la obra de Dios en ellos. Pero no debemos de renunciar a nuestro clamor, pues “el oído de Dios no se ha cerrado para escuchar ni su mano se ha acortado para salvar”, todo aquel que en él cree no será avergonzado, por eso sigue creyendo y confiando, Dios hará su obra de manera sobrenatural y poderosa, él responde al ruego de sus hijos… 


¿CÓMO ALCANZAR LOS MILAGROS DE DIOS PARA MI FAMILIA? 

“Y ella dijo: Sí, Señor; pero aún los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. Entonces respondiendo Jesús dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora” Mateo 15:27-28.

En esta porción de la Escritura vemos la intensa y perseverante lucha en intercesión de una madre por su hija. Ella ha rogado a Jesús por un milagro pero el Señor en primera instancia permaneció en silencio, después le dice que él ha sido enviado a los hijos de Israel (y ella no era israelita sino sirofenicia). Sin embargo ésta madre no renuncia a su clamor ante el Señor Jesús. Es pues esta madre un ejemplo de perseverancia que cree en los milagros de Dios en su familia.
 
No renuncies a tu fe, ni abandones tu oración. Ella pudo haber ofendido a Jesús, pensando: “primero no me responde, y ahora me contesta de manera incorrecta”, sin embargo ella continua rogando por la vida de su hija, ella lucha por un milagro en su casa. Ver la gloria del Señor en nuestra casa no es fácil, pero en Dios es seguro. Te invito a leer: “La Visión y el Llamado Del Profeta Isaías”. 

Cuando las cosas empeoran la solución más fácil es renunciar, abandonarlo todo, pero aquí vemos a una persona que insistió y luchó; ni los obstáculos pasados, ni la situación presente la hicieron desfallecer. Los discípulos de Jesús callaron, pero ella siguió rogando e insistiendo. Por eso persevera, no renuncies, no te sueltes de la mano del Señor y veras los milagros de Dios en tu familia.  

Poderoso es Dios para hacer milagros en nuestra casa, en nuestros hijos, y en nuestro cónyuge. A veces las cosas no son tan rápido como quisiéramos, pero ante esto debemos seguir creyendo y perseverando. Fortalece tu fe, creyendo en Dios hasta el final. Vemos que el Señor Jesús exaltó la fe de esta mujer, pues nos dice la Biblia que Jesús le dijo: “grande es tu fe”. La fe grande es aquella que confía y ama a Dios, aún en los tiempos más complicados e inciertos.

Recuerda que tu fe prepara el milagro que vendrá sobre tus hijos. Jesús le dijo a ella: “hágase contigo como quieres” y su hija recibió el milagro. Y esto nos hace pensar: ¿Qué queremos para nuestros hijos? Porque nos dice el texto: “y su hija fue sanada desde aquella hora”, entonces la fe perseverante alcanza finalmente la obra sobrenatural y poderosa de Dios en nuestra vida y en nuestra familia. Con fe, perseverancia y amor, alcanzamos los milagros de Dios en nuestra familia. 

Reflexión final: Nuestros hijos son simiente de y para Dios, y aunque el enemigo intente dañarles, el plan y el consejo del Señor prevalecerá, así pues levantémonos en intercesión por nuestra familia, y creamos en la obra sobrenatural y poderosa del Señor. Creamos y digamos confiados en Dios: “Yo y mi casa serviremos al Señor”.  

(Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria)

viernes, 23 de enero de 2015

Cuando el “amor” golpea

Cuando-el-amor-golpea
Hoy quiero dedicar este artículo a todos aquellos solteros que se encuentran en noviazgos en donde realmente no son felices y que lejos de sentirse bien con aquella persona a la cual pensaron amar pasan la mayoría del tiempo con su corazón herido por las actitudes o palabras de su novia o novio.

Toda relación comienza bien.

Indiscutiblemente toda relación antes de dar a luz a un noviazgo comienza bien. La típica historia siempre. Se conocieron, se hicieron amigos, se conectaron los dos de una manera especial, se dieron cuenta que tenían muchas cosas en común y poco a poco surgió un enamoramiento que con el tiempo(a veces corto, a veces largo) dio a luz a ese noviazgo.
Esa relación de noviazgo al principio fue lo que habías soñado, risas, momentos únicos, palabras dulces, detalles inesperados que te hacían sentir querido o querida. Todo noviazgo comienza así, con aquella sensación que esa persona es con la que quieres pasar el resto de la vida.
Lastimosamente no todos los noviazgos que comienzan bien, terminan bien. La gran mayoría son noviazgos de emoción que duran unas cuantas semanas, meses y a algunos duramente años, pero que al final no termina en el matrimonio que quizá al inicio se propusieron.

Cuando las cosas comienzan a cambiar.

Yo siempre he pensado que el noviazgo es una etapa muy bonita que se debería disfrutar, es la plataforma que tendría que llevarnos al matrimonio. Una etapa en donde aprendes a conocer a esa persona que has empezado a querer y que esperas terminar amando. Una etapa que te enseña parte de lo que te espera al pasar toda la vida con esa persona al unirse en matrimonio. Es una etapa en donde deberías saber decidir si quieres pasar el resto de tu vida con esa persona o realmente no es la persona que esperabas. Aunque siempre he creído que cuando se comienza un noviazgo no se hace con la intención de “probar” si te va bien, sino que es una decisión importante que tomaste en base en primer lugar a que pusiste delante del Señor esa decisión y Dios te guio a tomarla, y segundo con la intención de terminar ese noviazgo en un matrimonio. Nosotros los cristianos no jugamos al “noviazgo” de hecho se ve mal andar de noviazgo en noviazgo, de prueba en prueba, lo ideal sería pensar bien a qué persona escoger para entablar un noviazgo para que al final te vaya bien y termines en un bello matrimonio.
Ahora bien, a pesar que todo noviazgo por lo general comienza bien, la gran mayoría con el tiempo van cambiando y esto en parte se debe a que cuando se entablo esa relación no se hizo en base a una decisión muy bien meditada, o a una petición que pusiste delante de Dios para que te guiara, sino que fue por un momento emocional en donde sentiste que esa persona era la que querías y no reflexionaste si realmente era la que Dios quería para ti. En muchas ocasiones nuestros sentimientos se anteponen a lo que Dios quiere para nosotros. Como humanos que somos tendemos a dejarnos llevar por lo que “sentimos” y sentir atracción hacia un persona es normal y cotidiano, pero no significa que porque sientas atracción hacia alguien es la persona que Dios quiere para ti.
Cuando la decisión que tomaste sobre una persona es guiada por sentimientos o emociones y no por lo que la voluntad de Dios quiere para ti, entonces por lo general esa relación va terminar mal.
Cuando las cosas cambian la relación ya no es igual, aquella persona que en un principio era cariñosa, atenta, detallista ahora ya no lo es. Ahora siente que se ahoga en la relación, necesita distancia, necesita tiempo a solas, lo que antes era ahora ya no. Si antes su tiempo era para ti, ahora siente que quiere otra cosa y he allí la clave del problema: “siente”. Y es que sentir no es lo que realmente lleva al éxito. En este momento puedo sentir hambre, dentro de un rato ya no. Cuando tomas decisión en base a lo que sientes y no a lo que realmente Dios quiere para ti entonces terminas equivocándote.

Cuando el “amor” golpea.

A diario recibo mensajes y cartas de personas que están en una relación en donde pasaron de sentirse queridos a despreciados. Relaciones en donde su novia o novio los trata mal, en donde los engañan descaradamente, en donde se dicen cosas que realmente hieren o en donde se demandan cosas que no son las de un hijo de Dios. En la mayoría de cartas que recibo me cuentan cómo se sienten mal en esa relación, y la gran mayoría a pesar que saben que son tratados muy mal por su pareja me dicen: “pero yo la amo” o “pero yo lo amo”.
Querido amigo, el hecho que tu digas o sientas “amar” a una persona no significa que esa persona también te AME, y eso es lo que realmente nos cuesta entender. Y es que muchos viven en relaciones de noviazgos en donde no reciben ni una gota de cariño o amor, solo son peleas, palabras hirientes, acciones que duelen y a veces hasta agresiones físicas. Ahora yo te pregunto: ¿Eso es amor?, pasar peleando todo el tiempo, ¿Es amor?, recibir palabras que dañan tu moral, ¿Es amor?, actitudes como desprecios, ¿Es amor?, agresiones físicas, ¿Realmente es amor?, ¡Por favor!, ¡ESO NO ES AMOR!, y esto es que apenas estas en el noviazgo, si recibes esto en un noviazgo, ¿Qué crees que te espera en un hipotético matrimonio?, ¡Dios Santo!
“El prudente se anticipa al peligro y toma precauciones. El simplón avanza a ciegas y sufre las consecuencias.”
Proverbios 22:3 Nueva Traducción Viviente (NTV)
Hay que entender que cuando el “amor” golpea es porque dejo de ser amor. Es difícil entender como una persona que es víctima de infidelidades, que recibe tantos desprecios, tantas palabras hirientes y a veces hasta golpes físicos puede creer que sigue amando a su victimario. ¿Será realmente que Dios quiere eso para ti?, o ¿Es lo que siempre habías soñado de una relación?
Yo no creo que Dios te lleve a una relación de noviazgo en donde la gran mayoría de tiempo recibes malos tratos, no creo que la voluntad de Dios sea que te cases con esa persona que en la práctica no demuestra que realmente te ama. Yo pienso que Dios tiene a una persona especial para cada uno, que llega en el tiempo exacto, que es la que te amara tal y como eres, que es la persona que te respaldara en la vida y la que esté dispuesto a ir contigo hasta el último lugar del mundo. Yo creo que Dios premia a aquellos que saben esperar, a aquellos que deciden en base a su voluntad y no a nuestros propios sentimientos. Cuando dejamos que Dios nos guie los resultados con hermosos y mejores de lo que nosotros mismos pensamos.

Es hora de entender y cambiar.

Quizá en este momento  estés viviendo una relación de noviazgo que dejo de hacerte sentir bien y comenzó a dañarte tanto espiritualmente, emocionalmente y hasta físicamente. Es hora de entender que Dios no quiere eso para ti, no te aferres a una relación que tarde o temprano terminara mal. No permitas que las cosas lleguen a consecuencias irreversibles, en su lugar pídele a Dios que te de sabiduría y la fortaleza que necesitas para tomar las decisiones que necesites tomar.
“Pues todo lo puedo hacer por medio de Cristo, quien me da las fuerzas”
Filipenses 4:13 (Nueva Traducción Viviente)
Se fuerte, el noviazgo no es matrimonio, el noviazgo es la etapa en donde te permite desistir de una relación que te está causando mal, no creas que casarte será la solución, porque cuando las cosas no funcionan en el noviazgo es porque el matrimonio será un calvario. Aun es tiempo, aun es momento de ser fuerte y tomar una decisión por el bien tuyo. Reflexiona sobre lo que Dios quiere para ti, Dios no quiere verte triste, Dios no quiere verte mal, lo que Dios quiere es verte sonreír, verte feliz, realizada, querida, amada, pero en ningún momento será con la persona que te has encaprichado si esa persona no es la que Dios quería para ti.
Quizá alguno reclame a Dios que por qué no puede ser feliz con “X” persona, yo te pregunto: ¿Y si esa persona no es para ti?, ¿Por qué tendrías que ser feliz con una persona que NO TE AMA?, y eso es lo que tienes que entender, que aunque tu pienses amar a alguien, es posible que esa persona NO TE AME A TI. Y si esa persona no te ama, ¿Qué más podemos hacer?, el amor verdadero solo se puede dar entre dos personas que sienten lo mismo el uno por el otro, nunca alguien puede sentir menos o nada por el otro, el amor que perdura es aquel que se da el uno por el otro. Dios no puede obligar a esa persona a amarte, tampoco puede obligarte a dejar de amar a alguien, pero lo que si Dios puede hacer es restaurarte y ayudarte a superar una relación que desde hace mucho se nota que no funciona y no funcionara.
Dios quiere ayudarte, pero para ello tienes que entender que necesitas de Él. Es hora de rendirte ante su voluntad, es hora de dejar de hacer lo que quieres para comenzar a hacer lo que Dios quiere. Es momento de quererte a ti mismo o a ti misma, es momento de respetarte porque eres un hijo o una hija de Dios, eres un príncipe o una princesa del Rey de reyes, por tal razón no te mereces estar sufriendo por una relación que no vale la pena. Es momento de rendirte a Dios y entregarle a Él tus sentimiento y decisiones para que Él te guie a hacer lo correcto.
“Luego dijo Jesús: «Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso”.
Mateo 11:28 Nueva Traducción Viviente (NTV)
La única forma de ser verdaderamente feliz es haciendo la voluntad del Padre, quizá al principio sea difícil, pero con Dios todo lo puedes superar, pero el principio de tu victoria es tener la voluntad de comenzar este proceso, todo lo demás Dios lo hará haciendo siempre y cuando te acerques a Él. Con el tiempo Dios pondrá en tu camino a una persona que realmente te ame de verdad, a una persona que te amará más de lo que pensaste que alguien te amaría y esto te lo digo con convicción porque yo pase por un proceso similar al de todo este articulo y al final me di cuenta que Dios fue bueno al poner en mi camino a la mujer que me amaría más de lo que creí merecer, mi esposa Yamita la mujer a la cual amo y con quien decidí vivir el resto de mi vida, a ocho años de haberme unido en matrimonio con ella puedo ver atrás y darme cuenta que las cosas que yo pensé “sentir” en algún momento en mi soltería solo fueron obstáculos que no me permitían ver la realidad, esa realidad era que Dios en su momento y cuando menos lo pensará iba a poner en mi camino a la mujer de mi vida, mi esposa Yamita.
¡Ánimo! Yo sé que es tomar esa dura decisión, pero al mismo tiempo sé lo que se siente ser recompensado por Dios por el valor de hacer su voluntad. ¡Tú también puedes ser recompensado por tu valor!

¡Dios te ayudará, te sostendrá y te guiará por el camino por el cual debes andar!

“El Señor dice: «Te guiaré por el mejor sendero para tu vida; te aconsejaré y velaré por ti.”
Salmos 32:8 Nueva Traducción Viviente (NTV)
Por Enrique Monterroza
Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Predicación de Dante Gebel en River Church

“Honra u orfandad”

river-church-dante-gebel
Cuando el espíritu de orfandad vive en nosotros, nos sentimos solos aunque estemos rodeados de gente y pertenezcamos a una iglesia; nos sentimos huérfanos porque pensamos que no necesitamos de nadie para ganar las batallas de la vida. Pero La Biblia dice: “… el que me honra a Mi, honra al que me envió, el que honra a un profeta, recompensa de profeta va a tener, el que honra a un justo por cuanto es justo, recompensa de justo va a recibir…” El principio de la honra es lo que llevó a David a ser padre de naciones y salmista inigualable; el honrar a Labán -a pesar de sus maltratos y traiciones-, permitió a Jacob vivir bajo cobertura espiritual. Debemos reconocer y honrar al Espíritu Santo, a los siervos de Dios, a la iglesia, a nuestros padres, a nuestros semejantes, porque al honrarlos el sentimiento de orfandad se irá de nuestro corazón y seremos tierra fértil para Su gloria.

sábado, 13 de diciembre de 2014

El amor de Dios y nuestra responsabilidad


perfecto amorEl amor que Dios ha mostrado hacia tu persona es infinitamente inmenso e incomprensible, porque aunque nosotros todavía éramos pecadores, cuando el en su amor y misericordia nos llamó, nos sacó del fango del pecado y puso nuestros pies sobre una Roca segura que es Jesucristo, hay muchos en el mundo, que día con día Dios les llama; ignoran su llamado, pero él es paciente y lleno de amor que esta esperando que aceptes su invitación, no le huyas más a Dios, escúchale y acepta su invitación a ser parte de su familia, acepta la responsabilidad de llegar a ser hijo de Dios.
Romanos 5:8 Pero Dios nos demostró su gran amor al enviar a Jesucristo a morir por nosotros, a pesar de que nosotros todavía éramos pecadores. Dios no vio nuestra condición de pecador, Dios que es justo no aplico un juicio sobre nosotros; si no que por amor envió a su hijo único Jesucristo a reconciliarnos con él y aplico su amor. Hay muchas personas que a pesar de los esfuerzos de llevarles el mensaje de salvación; les cuesta recibir el regalo de Dios del perdón.
Recuerda lo que dijo Jesús:
Juan 3:16 “Dios amó tanto a la gente de este mundo, que me entregó a mí, que soy su único Hijo, para que todo el que crea en mí no muera, sino que tenga vida eterna. Jesús es claro en decirles a sus discípulos Dios los amó tanto a ustedes que me envió a mí para rescatarlos de la muerte y la condenación interna, Jesús afirmo yo he venido para darles vida y vida eterna.
1a Juan 4.10 “El verdadero amor no consiste en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que nosotros fuéramos perdonados por medio de su sacrificio. El verdadero amor confirma la palabra: es que Dios nos amo primero, en la antigüedad se presentaba un holocausto o sacrificio para expiación por los pecados, pero estas ofrendas llegaron a ser a Dios abominación, porque no lo daban como la ley lo exigía; sino que daban ofrenda inmunda y no agradable a Dios.
Isaías 1:11 Dios les advierte: “¿Por qué me traen tantos animales para presentarlos en mi altar? ¡Ya estoy harto de esas ofrendas; me da asco ver tanta sangre de toros, carneros y cabritos! 12 Yo nunca les he pedido que me traigan esos animales cuando vienen a adorarme; sólo vienen para ensuciar mi templo y burlarse de mí. ¡Váyanse de mi templo! Las ofrendas del hombre llegaron a ser abominación ante Dios, por eso es que el envió al Cordero Santo; a Jesús como expiación por nuestros pecados, varón Perfecto, Recto, Integro, Justo y Santo en el cual no hay doblez ni pecado, él fue el holocausto perfecto presentado por el pecado una vez y para siempre para toda la humanidad, si acepción de personas.
Por eso el apóstol Pablo escribió: y afirmo diciendo que el amor der Dios es grande y maravilloso, y  todos aquellos que ya están bajo la sombra del omnipotente Dios, nada los podrá separar de su gran amor porque este fue sellado y pagado con la sangre de Jesucristo.
Romanos 8:38 Yo estoy seguro de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la vida ni la muerte, ni los ángeles ni los espíritus, ni lo presente ni lo futuro, 39 ni los poderes del cielo ni los del infierno, ni nada de lo creado por Dios. ¡Nada, absolutamente nada, podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado por medio de nuestro Señor Jesucristo! Tu podrás cometer un pecado, pero Jesucristo aplica su sangre y el inmenso amor del Padre sobre tu vida y te perdona, recordándole al padre que el ya pago por ti y que su inmenso amor cubre todo pecado y te hace acepto a los ojos de Dios Padre y su amor se aplica a tu vida, que nada, absolutamente nada, podrá separarte del amor de Dios; creado a través del sacrificio en la cruz de su hijo amado, Jesucristo.
En respuesta a tan grande amor, Jesús nos pide: que nosotros amemos a Dios con toda nuestra mente, con todo nuestro corazón y con toda nuestra alma, porque solo Dios puede trasformar al ser humano en su forma tripartita, espíritu, alma y cuerpo, es por eso que nos da la gran responsabilidad de amar a Dios sobre todas las cosas y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.
Marco 12:30 Ama a tu Dios con todo lo que piensas, con todo lo que eres y con todo lo que vales. 31 Y el segundo mandamiento en importancia es: Cada uno debe amar a su prójimo, como se ama a sí mismo. Ningún otro mandamiento es más importante que estos dos. 32 El maestro de la Ley le dijo: Muy bien, Maestro. Lo que dices es cierto: sólo Dios es nuestro dueño, y no hay otro como él. 33 Debemos amarlo con todo nuestro ser, y amar a los demás como nos amamos a nosotros mismos. Estos mandamientos son más importantes que cumplir con todos los ritos y deberes religiosos. Es por eso que Dios sustituyo el continuo sacrificio y holocausto y lo reemplazo por el amor, recuerda cosechamos lo que sembramos, por eso te invito primero: a ser agradecido con Dios y corresponder su grande amor amándolo, honrándolo en todo momento, y nuestra responsabilidad es aún mayor amar a todos sin acepción como Dios nos amado, que los amemos como a nosotros mismos, piensa como querrás que te traten, como querrás que te amen, como querrás que te respeten, como querrás que te hablen, como querrás que te paguen; has tú lo mismo con tu prójimo. Ámalo como Dios te ama, piensa en el como si fuera para ti.
El apóstol Juan escribió lo siguiente: 1ª Jun 4:10 El verdadero amor no consiste en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo, para que nosotros fuéramos perdonados por medio de su sacrificio. 11 Hijos míos, si Dios nos ha amado así, nosotros también debemos amarnos los unos a los otros. 12 Nadie ha visto nunca a Dios; pero, si nos amamos unos a otros, Dios vive en nosotros y también su amor estará en nosotros. El verdadero amor, es que Dios nos amó primero, que a través del sacrificio de Jesucristo fuéramos perdonados y reconciliados con él, si quieres que Dios viva en medio de nosotros y que su amor este siempre presente en nuestras vidas, tenemos que cumplir sus mandamientos, cuando amamos a nuestro prójimo obedecemos a Dios y su amor se perfecciona en nosotros.
Debemos amarnos
1ª Juan 4:7 Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios. 8 El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. Mira la expresión del apóstol Juan, Amados hijos míos, él ya nos habla y nos trata con amor, como Dios lo manda, y nos exhorta a amar a nuestros prójimo, para que otros vean que en realidad somos hijos de Dios, y también afirma el que no ama no conoce a Dios; porque Dios es amor.
“El amor de Dios es maravilloso”. Lo disfrutamos día a día al leer Su Palabra, al tener intimidad con Él y al conocerlo más, al compartir su gran amor. Pero hay algo que muchas veces olvidamos: compartir el amor que nos fue regalado; con otros, y ahí empieza nuestra responsabilidad como creyentes en Cristo Jesús amando a otros como Dios nos ama. Termino con las palabras de Jesús:
Juan 15:12 Y esto es lo que les mando: que se amen unos a otros, así como yo los amo a ustedes. 13 Nadie muestra más amor que quien da la vida por sus amigos. 14 Ustedes son mis amigos, si hacen lo que les mando. 15 Ya no los llamo sirvientes, porque un sirviente no sabe lo que hace su jefe. Los llamo amigos, porque les he contado todo lo que me enseñó mi Padre. Lo que Dios quiere es que le obedezcamos en todo mandamiento dado por él y confirmado por Jesucristo.
Recuerda el amor de Dios, es sin acepción de personas, es para todos aquellos que lo quieran recibir, creer en Jesucristo y obedecer tal y como él lo ha dicho: Amaras al señor tu Dios sobre todas las cosas, con todo tu corazón, con todas tus fuerzas, con toda tu alma y con toda tu mente. Amando como Dios nos ama, llegaremos a ser verdaderamente libres.
Dios te bendiga, Dios te guarde y sea Dios el que alumbre tu camino y tu corazón para vivir rectamente y en obediencia a él.
Jesucristo Pronto Viene

No importa el panorama, yo confío en la palabra de Dios

tormentaTal vez, hoy es uno de esos días en los que consideras que tu vida está hecha un caos, puede venir a tu mente la idea de creer que todo está acabado y que no hay nada que pueda librarte de tal sufrimiento. Todo lo que una vez creíste lograr no dejó de ser más que producto de tu imaginación, aquello por lo que tanto luchaste de un momento a otro lo perdiste y consideras que tu lucha por alcanzar tus sueños ha sido vana. Ahora te miras y nada tienes, y a lo mejor crees que nada vales y nada mereces.
Sé que no es fácil lo que estás viviendo, te comprendo perfectamente porque en muchas ocasiones he sentido lo mismo y en esos instantes es difícil creer que todo puede cambiar. Sin embargo, déjame decirte que sí, es real, todo mejorará si decides confiar en las promesas del Señor. Suena demasiado fácil cuando se está viendo la magnitud de las dificultades que a veces nos rodean, pero así de sobrenatural es el obrar de nuestro Dios. Es increíble, cuando crees que se terminan tus fuerzas o incluso cuando no tienes ninguna, es cuando más valiente te vuelves por la gracia del Señor. Si confías en la soberanía de Dios, sabrás que todo esto que estás viviendo tarde que temprano tendrá que pasar y que al final algo bueno de todo esto saldrá, con certeza Dios se glorificará.
Dile a tus dificultades “no importa el panorama, yo confío en la palabra de Dios”, Él sabe lo que está haciendo, Él sabe por qué está sucediendo lo que estás viviendo, Él tiene el control de todo lo que hay a tu alrededor. Él usará tu sufrimiento, tus lágrimas y tu dolor para revelarte su poder, su bondad y su gracia; no dudes de su amor, Él es fiel y en todo tiempo está dispuesto a ayudarte. Él una vez lo dio todo por amor, entregó a su Hijo Jesucristo en expiación de tus pecados ¿crees que hay algo difícil para Él? si venció la muerte, con seguridad puede vencer tus batallas, solamente confía en Él. Dios te guiará según sus propósitos, tus sueños cobrarán valor porque ya no serán los tuyos sino los del Señor, te deleitarás en cumplir la voluntad de aquel que te llamó y te escogió para salvación y vida eterna, y el gozo que te dará nada ni nadie te lo podrá arrebatar.
Deja que Dios obre según los planes que ha establecido para ti desde antes de la fundación de este mundo. Confía, Él es sabio, sus planes siempre son perfectos.
“Te repito: sé fuerte y valiente. No tengas miedo ni te desanimes porque el SEÑOR tu Dios estará contigo donde quiera que vayas”.

ESPERANZA EN MEDIO DEL SILENCIO

FRATER DE GUATEMALA

En el año 83 los grupos subversivos secuestraban y asesinaban a la gente. Una de sus víctimas, muy reconocida en el país, fue el periodista Álvaro Contreras Vélez, uno de los fundadores de Prensa Libre. Uno de sus hijos, asistía a La Fráter cuando nos reuníamos en el Cine Reforma juntamente con su mamá, nos pidió  que oráramos por él y empezamos a interceder por su vida. Bendito sea Dios, después de varias semanas, varios meses de secuestro lo liberaron  y supo que habíamos estado orando por él y al recuperar su libertad pidió que fuera la Fráter el primer lugar en visitar. Llegó, nos dio su testimonio de lo que padeció en ese secuestro terrible. A nadie se le desea que sufra un secuestro, queda aislado, desconectado de su familia, por un día, por una semana, por un mes, por varios meses. Cuando usted está solo sufre, lo que él mismo escribió y llamó “Los ruidos del silencio”, es cierto que a veces queremos estar en solitud, es decir, sin compañía en algún lugar desierto, pero Dios dijo de Adán no es bueno que el hombre esté solo, le haré su ayuda idónea y así fue como creó a Eva y gracias a la mujer ya nunca hay silencio en la casa. Siempre tenemos a alguien con quien platicar, alguien con quien reír y tenemos esa virtud de nuestra compañera de hogar que nos platica y nos cuenta.
Comunicarse es uno de los elementos muy conocidos de cómo mantener viva una relación. Hoy podemos hablar por teléfono, por internet, por mensajitos, por watsapitos a cualquier parte del mundo, pero no nos podemos comunicar con aquel que está sentado a la par de la mesa del comedor en nuestra casa. Podemos hablar con alguien allá en el otro lado del mundo, pero no podemos hablar con aquel que duerme al lado nuestro. Por eso digo que el silencio separa más que la distancia. Triste es ver a una pareja entrar a un restaurante, sentarse y apenas dirigirse la palabra uno al otro. Si mucho se dirigen la palabra para decirse pásame el picante, pedí la cuenta. Ya no hay esa comunicación.
El silencio es triste porque denota muerte en las relaciones y además denota abandono. Entre a una casa abandonada y lo único que escuchará es silencio. No habrá vida, ni esperanza. Más ahora que se ha vuelto más individualista la comunicación. Está la familia, está la esposa, está el esposo, los hijos, a lo mejor uno o los dos abuelos y todos metidos en su celular, todos metidos en su IPad, todos enfocados en su aparato. No hay esa comunicación. Ahora imagínese usted, siendo hijo de esta época y que  llegue su papá o su mamá y le diga por tal o cual razón, el castigo que vas a tener es andar sin celular una semana. Cómo se siente alguien sin su aparato, una semana, un mes, un año, siente horrible.
La falta de comunicación denota muerte, y eso es lo que pasó, precisamente, en el pueblo de Israel, se quedó sin comunicación con Dios por más o menos 400 años, entre el libro de Malaquías y el Nuevo Testamento hubo cuatro siglos que se conocen como “cuatro siglos de silencio”. Imagínese a Dios callado, sin decirle nada a su pueblo. No había ningún profeta que les predicara, no había ningún predicador que les hablara. Y en medio de esos cuatro siglos, el pueblo de Israel vivía una situación de desesperación, una situación de opresión, una situación de cautiverio.
Israel estaba cautivo por distintos imperios, cuatro siglos de sufrir opresión, cautiverio, limitaciones, sufrimientos y el amor de Dios no se escuchaba, solamente se consolaban con el recuerdo  de las últimas palabras pronunciadas por el profeta Malaquías. ¿Qué dice Malaquías 4:1-6? »Miren, ya viene el día. Así comenzaba con esas palabras: ya viene el día,  pero pasó un día, pasó un año, cien años, doscientos años, cuatrocientos años y seguía diciendo ya viene el día, como ahora que les decimos ya viene el día de la segunda venida de Jesucristo, pero ¿y cuándo? Si ya pasaron dos mil años, pero yo le aseguro que Cristo viene otra vez. Tardará un poco pero vendrá otra vez Jesucristo a salvarnos completamente.
»Miren, ya viene el día, ardiente como un horno. Todos los soberbios y todos los malvados serán como paja, y aquel día les prenderá fuego hasta dejarlos sin raíz ni rama —dice el Señor Todopoderoso—. Pero para ustedes que temen mi nombre, se levantará el sol de justicia trayendo en sus rayos salud. Y ustedes saldrán saltando como becerros recién alimentados. El día que yo actúe ustedes pisotearán a los malvados, y bajo sus pies quedarán hechos polvo —dice el Señor Todopoderoso—. »Acuérdense de la ley de mi siervo Moisés. Recuerden los preceptos y las leyes que le di en Horeb para todo Israel.  »Estoy por enviarles al profeta Elías antes que llegue el día del Señor, día grande y terrible. Él hará que los padres se reconcilien con sus hijos y los hijos con sus padres, y así no vendré a herir la tierra con destrucción total.»
En medio del silencio los sostenían las palabras del profeta Malaquías. Estaban con la opresión de distintos imperios. Su esperanza en medio de su dolor es que llegaría un día ardiente como un horno en donde el Señor prometía liberarlos de los malvados y soberbios. Eso hablaba cada uno a sus hijos, y los hijos a sus hijos y los siguientes a sus otros hijos, y así venían de hijos, nietos, bisnietos y tataranietos, de generación a generación dando un mensaje de esperanza. Esta semana almorzaba con un amigo que fue un líder político importante en el país, funcionario público importante, y me decía ¿hasta cuándo seguiremos aguantando la corrupción? ¿Hasta cuándo pondrán límite a su codicia y avaricia los que están robando los dineros del pueblo? Yo le decía, quizá algunos podrán decir llegué a viejo, me estoy muriendo y nunca me agarraron, nunca me hicieron juicio, pero no saben que el día que salgan de esta Tierra tendrán que presentarse ante Dios nuestro Señor y el Señor no aceptará una mordida de un millón ni de dos, ni de diez ni de  cien quetzales. Dios juzgará a los malvados y a los soberbios y los hará sufrir el juicio que merecen.
Así que tenga paciencia un día vendrá y como dice Malaquías: Miren, ya viene el día, ardiente como un horno. Todos los soberbios y todos los malvados serán como paja, van a arder, van a ser juzgados. Sí, nos salen diciendo una cosa en los medios de comunicación y hacen otra y nosotros vemos un día y otro día las noticias y leemos un día y otro las noticias y decimos ¿hasta cuándo? Pues la Escritura dice ya viene el día ardiente como un horno y todos los serbios y malvados serán como paja y aquel día les prenderá fuego hasta dejarlos sin raíz ni rama  —dice el Señor Todopoderoso—. Pero para ustedes que temen mi nombre, se levantará el sol de justicia trayendo en sus rayos salud.  Y ustedes saldrán saltando como becerros recién alimentados. No solo habría juicio. Habría justicia que traería salud. El fuego iluminaba pero quemaría a los malvados y soberbios. El sol de justicia que se levantaría traería salud con sus rayos, aún en medio de esos terribles 400 años que estaba viviendo el pueblo de Israel.
A veces bromeamos y decimos hay que sacarlo en canasta que reciba el sol cuando alguien está ancianito y no puede moverse por sí mismo y aquí en Guatemala si hay frío, con mayor razón, andamos buscando el sol. Porque el sol da vida, y la fotosíntesis que se produce con el sol hace que nuestras legumbres y nuestras plantas crezcan y se desarrollen y podamos disfrutarlas. Nosotros necesitamos de ese sol  que da vida. Nosotros necesitamos la vida que nos da el sol.
El sol de justicia es Jesús, nos ha hecho nacer, nos ha hecho crecer, nos ha hecho reproducirnos y ser bendecidos. Jesús es el sol de justicia. Sus palabras hablaban que debía guardar la ley de Moisés. La ley de Moisés también había sido dada no en el silencio sino en medio del fuego en la montaña, en el Monte Horeb. Debían obedecer al Señor quien era fuego consumidor tal y como leemos en Éxodo 20. Debían obedecerlo aún en el silencio. Éxodo 20:18-21 “Ante ese espectáculo de truenos y relámpagos, de sonidos de trompeta y de la montaña envuelta en humo, los israelitas temblaban de miedo y se mantenían a distancia. Así que le suplicaron a Moisés: —Háblanos tú, y te escucharemos. Si Dios nos habla, seguramente moriremos.  —No tengan miedo —les respondió Moisés—. Dios ha venido a ponerlos a prueba, para que sientan temor de él y no pequen. Entonces Moisés se acercó a la densa oscuridad en la que estaba Dios, pero los israelitas se mantuvieron a distancia”. Sus palabras hablaban de esa llegada de Dios por medio de sus mandamientos. El fuego siempre estremece, siempre asusta. Cada vez que hay un incendio la gente se preocupa y allí había mucho fuego cuando Dios le estaba hablando al pueblo de Israel. Hoy en la tarde acá en Guatemala habrá mucho fuego, tenga cuidado, escóndase para no contaminarse con el humo o para que no lo quemen. La gente que nos visita, si desconoce esta costumbre se espanta de oír  tanto cohete y ver tanto incendio y ver lo que pasa.
En Mateo 11-25 dice: Mientras se iban los discípulos de Juan, Jesús comenzó a hablarle a la multitud acerca de Juan: « ¿Qué salieron a ver al desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? Si no, ¿qué salieron a ver? ¿A un hombre vestido con ropa fina? Claro que no, pues los que usan ropa de lujo están en los palacios de los reyes. Entonces, ¿qué salieron a ver? ¿A un profeta? Sí, les digo, y más que profeta. Éste es de quien está escrito: »“Yo estoy por enviar a mi mensajero delante de ti, el cual preparará tu camino.”  Les aseguro que entre los mortales no se ha levantado nadie más grande que Juan el Bautista; sin embargo, el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él. Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos ha venido avanzando contra viento y marea, y los que se esfuerzan logran aferrarse a él. Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan.  Y si quieren aceptar mi palabra, Juan es el Elías que había de venir. El que tenga oídos, que oiga”. Juan el Bautista, fue el profeta Elías que había de venir, y vino a preparar el camino para el Rey Jesús. El camino para aquel que verdaderamente sería la esperanza eterna de Israel. Malaquías dijo vendrá el profeta, el espíritu de Elías, y eso era lo que resonaba en los oídos de Israel, hasta que apareció Juan el Bautista. Se pueden imaginar, Juan el Bautista se vestía con pieles de camello, no tenía vestidos lujosos como el de Jesús, a quien le regalaron vestidos lujosos, por eso su túnica  no se la repartieron o mejor dicho no la rompieron en la cruz sino que se la sortearon. Juan andaba con un vestido de piel de  camello.

martes, 25 de noviembre de 2014

Malas doctrinas y prácticas en la iglesia evangélica
Una guía para el evangélico
por Pablo Santomauro
La siguiente es una lista de los problemas que pueden presentarse, en mayor o menor grado, en
la vida y doctrina de toda iglesia cristiana de corte evangélico. Cuando los problemas no son
corregidos bíblicamente, perjudican al cristiano de tal modo que su crecimiento espiritual puede
ser comprometido seriamente y en algunos casos hasta neutralizado. Esto incide directamente en
la vida del cristiano de tal manera que anula su testimonio, o peor aún, éste puede traer
vergüenza sobre el nombre de Cristo. A causa del gran número de personas que se convierte al
cristianismo diariamente en el mundo hispano, se ha creado un vacío en lo que tiene que ver con
la capacitación de los nuevos cristianos, debido a la escasez de maestros-pastores de sana
doctrina en el campo evangélico. Es necesario, por ende, proveer una guía que alerte a los
nuevos creyentes sobre los peligros que acechan su nueva vida en Cristo.

Dos aclaraciones previas:
1)     El autor del artículo entiende que no todo cristiano estará de acuerdo en muchos de los puntos
siguientes, y eso es perfectamente respetable.
2)     Los comentarios en cada punto han sido reducidos a un mínimo, a los efectos de poder cubrir el
mayor territorio posible.
Por razones de espacio, con algunas excepciones, hemos omitido la refutación bíblica de las
doctrinas y prácticas perjudiciales abajo listadas.
Los diferentes síntomas a detectar:
Legalismo
Restricciones impuestas por el liderazgo como normas de santidad en cualquiera de las áreas
siguientes, son indicio de que la iglesia no es saludable para la edificación del creyente (Ro. 14):
Corte de cabello, vestimenta, comidas y bebidas, joyas, maquillaje, relaciones sexuales dentro del
matrimonio, música, películas, televisión y entretenimiento en general, bailes, etc. (Ro. 14; 1
Co. 8; Gá. 3). Nota: El autor no sugiere en absoluto el otro extremo, o sea, el libertinaje. Dios
condena la disolución y el desenfreno (Ro. 6:1; 1 P. 2:16).
Día de reposo enforzado rigurosamente, ya sea sábado o domingo (Col. 2:16).
Confesión obligatoria de todo pecado personal a un discipulador.
Diezmo obligatorio (2 Co. 8:12; 9:7).
Prohibición del uso de algunos o todos los intrumentos en la adoración.
Prohibición de celebrar ciertas fechas del año – Navidad, por ejemplo (Col. 2:16).
Una definición simple de legalismo: Legalismo es legislar en temas o asuntos en los que Dios no ha
legislado.
Disciplina
La iglesia se caracteriza por no ejercer disciplina sobre los miembros.
Estilos de vida pecaminosos son tolerados sin ningún llamado de atención (1 Co. 5:1,2).
Si un miembro de la congregación cae en pecado, la iglesia NO trata con esta persona en amor,
con firmeza y de acuerdo con los principios bíblicos (Gá. 6:1).
La iglesia tolera la continua presencia de individuos que son piedra de tropiezo para el resto de la
congregación sin tomar pasos para corregir la situación (1 Co. 5:5; He. 10:24; 1 Co. 5:6,7; 2 Co.
2:6,7).
Marcado énfasis en el dinero
El evangelio de la prosperidad es la artimaña más común para esquilmar la ovejas. Comenzó en
el decenio del ochenta y continúa hoy vigorosamente. La predicación de la doctrina es indicativa
de que el pastor de la iglesia “podría” ser un “lobo” (2 P. 2:3).
La idea de que cuánto más dinero usted dé, más Dios le va a retornar: este es el truco preferido
para vaciar el bolsillo del creyente. Los predicadores distorsionan varios pasajes bíblicos para
justificar la enseñanza y así embaucar a los oyentes. El concepto que proponen es que Dios nos
quiere a todos nadando en la opulencia y viviendo como reyes.
Ofrecimiento de artefactos o fetiches milagrosos por una suma de dinero en calidad de ofrenda.
Ejemplos: la rosa milagrosa, el agua milagrosa del Jordán, el aceite de Nazaret, el pañuelo
sanador, etc.
Mucho antes que se inventara el evangelio de la prosperidad, ya muchos pastores evangélicos se
especializaban en sacarle la “lana” a las “ovejas” con métodos menos obvios. El cuento preferido:
Diezmo obligatorio. La conciencia de los cristianos es acusada con pasajes claves como: Malditos
sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. (Mal. 3:9).
Otra práctica es levantar fondos para diferentes proyectos, obtener compromisos de los
miembros, y desplegar una gráfica en la entrada del templo con los nombres de los donantes y
las cifras aportadas. Levantar la ofrenda hasta en las reuniones de oración es una práctica
común.
El levantamiento de varias colectas durante un mismo culto. Comienzan con la ofrenda regular, al
rato sigue la ofrenda para el programa de radio, luego la ofrenda para comprar el terreno o el
edificio, y no falta la ofrenda de amor para el predicador invitado, si es que lo hay.
Guerra Espiritual
Tanto en las predicaciones como en la vida práctica de la iglesia se habla y se interactúa con
Satanás más de la cuenta, al punto de que el diablo ocupa un lugar más prominente que Cristo.
¿Cómo enseña el liderazgo que se debe tratar con los ataques de Satanás? ¿Debemos perseguirlo
a Satanás como quien caza a bin Laden, atarlo, darle órdenes, o reprenderlo como con una
fórmula mágica? Esto es incorrecto. Los cristianos simplemente debemos resistir al diablo
(sometiéndonos a Dios) y éste huirá de nosotros (Stg. 4:7; Ef. 6:11s), i.e., vivir un vida de
obediencia a Cristo.
Se le atribuye la responsabilidad a un demonio por todas las obras de la carne y vicios tales
como: idolatría, envidia, fornicación, adulterio, contiendas, pleitos, celos, tabaco, alcohol, drogas,
pornografía, etc. En otras palabras, ven un demonio detrás de cada arbusto. La Biblia enseña,
por el contrario, que todas estas cosas son obras de la carne (Gá. 5:19-21). Además, los
cristianos no pueden ser poseídos por demonios (1 Co. 3:16; 1 Jn. 4:4).
La iglesia enseña la doctrina de las maldiciones generacionales (hereditarias o ancestrales). Los
predicadores que trafican con las maldiciones generacionales, por lo general están involucrados
en la moderna guerra espiritual con la que embaucan a muchos cristianos sin preparación bíblica.
Ellos prometen liberarlo de demonios y romper o cancelar estas maldiciones supuestamente
proferidas sobre sus antepasados que han sido transmitidas a través de su árbol genealógico.
Sanidad
No solamente existen demonios detrás de cada arbusto, sino también detrás de cada
enfermedad.
Enseñanza típica:
El diablo es la causa de toda enfermedad.
Que usted esté sano es la voluntad de Dios siempre.
Estrategia espiritual para sanar:
Reprender o atar “espíritus demónicos” del SIDA, cáncer, artritis, infecciones, hemiplegias,
jaquecas, gripe, dolores, etc.
Atar demonios del alcoholismo, drogas y nicotina como si las adicciones a estas cosas fueran
enfermedades.
Aconsejar a los cristianos para que confiesen positivamente su sanidad. Nunca admitir que están
enfermos.
No visitar a los médicos.
Si la persona no sana luego de la oración de fe, las razones son:
i. Existe pecado secreto en su vida.
ii. Usted no posee suficiente fe para sanarse.
Nota: Para informarse sobre lo erróneo de estas doctrinas y cuál es la verdadera doctrina bíblica
de la sanidad, ver el artículo del mismo autor, Sanidad en la Biblia (Cualquier motor de búsqueda
en internet lo llevará directo al artículo).

Técnicas especiales, encuentros secretos y modelos a seguir
El lector debe tener sumo cuidado con iglesias que practican o promueven:
Sanidad interior — Los proponentes de esta técnica de consejería “cristiana” enseñan
que el cristiano continúa arrastrando traumas y dolores del pasado que deben ser
tratados con una regresión al pasado, hecha en grupo o individualmente bajo la
dirección de un “consejero”. Se estimula al creyente a revivir escenas del pasado en
diferentes situaciones y con personas que de alguna forma les hicieron mal o con las
cuales tuvieron serios conflictos. El creyente es disuadido a sentir el dolor y la agonía
de esos momentos, describirlas públicamente y conectarlas con problemas en su
conducta y carácter en el presente. Esta es una combinación nociva de psicología
freudiana con visualización de origen ocúltico. La idea es que el cristiano debe
“sanar” antes de seguir adelante con su vida cristiana. Esta es una negación del poder
de Cristo y la suficiencia de la Escritura para tratar con la persona convertida. En
muchos casos, los secretos develados en estas reuniones son usados luego por los
líderes para chantajear al cristiano y tener control sobre él.
Maldiciones generacionales — Otro nombre: “Línea de iniquidad.” Ya mencionada
anteriormente, es la enseñanza aberrante de que los problemas en la vida del cristiano -
incluyendo enfermedad, pobreza, desastres naturales, “mala fortuna”, vicios, fallas en el carácter,
etcétera – pueden todos ser consecuencia de alguna maldición proferida muchas generaciones
atrás. Los que creen en esto, por lo general también practican la liberación de demonios o guerra
espiritual.
Visión celular G-12 — Otro nombres: “Gobierno de 12” y “Los encuentros.” Es un método
que pretende dar crecimiento acelerado a las iglesias evangélicas. Carente de base bíblica
legítima, cuando las iglesias lo implementan deben hacerlo como parte del “paquete” completo
de la Misión Carismática Internacional (con sede principal en Colombia), i.e., encuentros de
carácter secreto con regresiones al pasado (hasta el vientre de la madre en muchos casos), traer
a la memoria pecados del pasado públicamente, momentos de meditación, técnicas
psicoterapéuticas (dirigidas por gente sin capacitación en ese campo), el juramento de no revelar
lo visto y hablado en los encuentros, doctrina de la prosperidad, liberación de demonios y otras
doctrinas y prácticas. El espacio no permite refutar estas aberraciones, pero suficiente es decir
que el fruto más notable de esta “visión” que Dios supuestamente le dio al líder del movimiento,
Cesar Castellanos, es la división de muchas iglesias.
Movimiento de iglesias en las casas de Gene Edwards y Frank Viola — Un grupo
aberrante extremista del Movimiento de Iglesias en las Casas. Los líderes arriba mencionados
promueven un desprendimiento total de los sistemas tradicionales, y para ello vilifican las iglesias
evangélicas y toda la tradición que las acompaña por siglos. El autor de este trabajo ha hecho
una investigación profunda de este movimiento controversial y está disponible para consultas en
la dirección electrónica al final del artículo.

Examen para buscar una buena iglesia
Muchas iglesias se autodescriben como “evangélicas”. ¿Existe en la iglesia un compromiso
absoluto con la supremacía de la Escritura? ¿Enseña esa iglesia en una forma clara y definitiva
la total inspiración e inerrancia de la Escritura? ¿Cree el pastor que la Escritura y solamente la
Escritura debe arbitrar en todos los asuntos de doctrina y vida (o de fe y práctica)? Si no así,
salga corriendo de la iglesia sin mirar hacia atrás ni por curiosidad. Chances hay de que usted
esté en una iglesia de corte liberal o en camino a serlo. Los liberales niegan la supremacía de la
Escritura.
¿Enseña la iglesia claramente que la salvación es basada solamente en la gracia inmerecida de
Dios? ¿Es la salvación por gracia (solamente), por medio de la fe (solamente), en Cristo
solamente? Cualquier iglesia que no enseñe claramente que la gracia de Dios es el único
fundamento para la salvación, NO ES UNA IGLESIA CRISTIANA DE SANA DOCTRINA.
¿Adhiere la iglesia totalmente a las doctrinas centrales del cristianismo histórico? Doctrinas
esenciales son: La Trinidad, la Deidad de Jesucristo, la Resurrección Corporal de Cristo, la
Salvación por gracia por medio de la fe únicamente, la supremacía total de la Biblia en todo
asunto de doctrina y práctica, la futura Segunda Venida de Cristo y la futura Resurrección de
los muertos. La negación de una o más de estas doctrinas, o el intento de transigir o negociar
cualquier aspecto de ellas, es claro indicio de que la iglesia NO ES UNA VERDADERA IGLESIA
CRISTIANA.

Desnutrición bíblica en una iglesia
La predicación consiste mayormente de doctrina “chatarra”: confesión positiva, confiéselo y
reclámelo, evangelio de la prosperidad, avivamiento de la risa, sujeción a la autoridad, sanidad
en la expiación, atar y desatar demonios, maldiciones generacionales, etc.
Debido a que el mundo evangélico está plagado de maestros, pastores, y evangelistas que tienen
muy poco entrenamiento teológico, poco conocimiento de la historia de la iglesia, y ninguna
preparación en lógica y apologética, todas estas carencias son transmitidas como consecuencia
natural a la congregación en general.
En los cultos, la música y la alabanza prevalecen sobre la exposición de la Palabra. Ej: los cultos
consisten en una hora o más de alabanza y muy poco tiempo de predicación.
Carencia absoluta de estudios bíblicos libro por libro, capítulo por capítulo, versículo por versículo,
así como estudios sistemáticos de la Escritura.

El Espíritu Santo
Sobreénfasis en los dones del Espíritu Santo, especialmente en lo relacionado con las lenguas y
el don de profecía.
El problema de las lenguas — La insistencia en algunos círculos de que el don del lenguas es la
evidencia de que el cristiano ha sido elevado a un plano superior de santidad y poder. Existe una tremenda presión grupal en algunas iglesias para que el cristiano sea inducido a
hablar en lenguas. Como resultado, muchos creyentes procuran fingir el don a los efectos de integrarse al resto de la iglesia y evitar ser vistos como diferentes o menos espirituales.
Mucho de lo que pasa por lenguas hoy en día es una repetición fingida o un balbuceo
incoherente, producto de trance inducido resultante en la actividad del sistema nervioso
autónomo.
Muchos cristianos inmaduros que tienen el verdadero don de lenguas desarrollan un orgullo que
los hace creer superiores a otros hermanos.
En el tema de las lenguas, la realidad objetiva muestra que en estos tiempos traen más
problemas y conflictos que verdaderas bendiciones.
Advertencia: Algunas sectas que posan como cristianas, enseñan que uno no es salvo si no habla
en lenguas. Para ellos, las lenguas son la prueba de que la persona es salva.
Manifestaciones extrañas – Si bien ya casi inexistentes, puede que en la iglesia se den
manifestaciones tales como personas emitiendo sonidos guturales o sonidos semejantes a los
que producen los animales, personas actuando como ebrias (“borrachera del Espíritu”), vómitos,
trances, etc. Lamentablemente, todas estas cosas se le atribuyen a la obra del Espíritu Santo.
El problema de las profecías — (consideradas como la revelación de cosas presentes, pasadas y
futuras, y pecado en las vidas con la finalidad de traer a la persona al arrepentimiento – si bien
profetizar es un don legítimo se presta para abusos):
Muchos pastores abusan embarcando a la iglesia en proyectos costosos o nuevos proyectos bajo
la consigna de “el Señor me dijo”, o “el Señor me dio una visión”. Muchos cristianos usan las profecías (“el Señor me dijo”) para lograr ascendencia sobre cristianos susceptibles anunciando hechos futuros que luego no ocurren, e induciéndolos a tomar decisiones equivocadas en sus vidas, o acusándolos de estar pecando en ciertas áreas.
El abuso de la profecías fomenta en la iglesia un concepto místico y supersticioso de la vida
cristiana.
Misticismo — Esta es otra manifestación o resultado de cuando se sobreenfatiza el Espíritu Santo
sobre la Escritura. Las emociones toman control y no existe un interés en el estudio riguroso de
las Escrituras. Respuesta a esta práctica errónea: Isaías 8:20; Juan 16: 7-15.

Más doctrinas falsas en la comunidad evangélica
Inmunidad a la crítica. “No tocar a los ungidos”; muchos pastores aluden a esta admonición
de Dios para que nadie cuestione sus doctrinas o acciones (1 Cr. 16:22; Sal. 115:15). Lo que no
dicen es que la expresión “ungidos” es primordialmente usada en el Antiguo Testamento para
identificar a los reyes de Israel, no maestros de la Palabra.

Perfeccionismo.
La idea de que es posible, para un cristiano, alcanzar la santidad total en esta
vida. Algunas iglesias enseñan que el cristiano puede llegar a no pecar más en esta vida terrenal.
Respuesta a este error: 1 Juan 1:8-10; Santiago 3:2; Romanos 3:23.

Teología de la Liberación.
La enseñanza y la orientación práctica se enfoca en el logro de la
justicia social y la participación política o armada por encima de la predicación del evangelio y el
evangelismo corporativo e individual. El pastor conoce más de los escritos de Hegel, Marx y el
manifiesto comunista que de la Biblia.
Concepto erróneo del Bautismo
Una verdadera iglesia cristiana siempre enseñará que el creyente debe bautizarse como un acto de obediencia a Cristo, pero nunca como un acto que es necesario para que la persona sea salva. La Biblia enseña que el bautismo no salva.
Definición correcta de bautismo: El símbolo de la muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo.
La persona que se bautiza está simbólicamente testificando de su fe en Cristo al proclamar que
su antigua vida de pecado está muerta, y ahora ha resucitado a una nueva vida en Cristo (Ro.
6:3-7). El bautismo es la expresión exterior de una realidad interna. Esa realidad es algo que ha
sucedido en el interior de una persona que ha recibido a Cristo como su Salvador. La Escritura le
llama a esto “el lavamiento de la regeneración, la renovación en el Espíritu Santo” (Tit. 3:5), “la
limpieza de todo pecado por la sangre de Jesucristo” (1 Jn. 1:7; Ap.1:15), etc.
La falsa doctrina del bautismo salvífico o regeneracional:
@ Causa que la salvación dependa de la existencia de agua.
@ Hace que la salvación dependa de la presencia de un predicador especial (sectario).
@ Confunde el símbolo con la realidad.
@ Equipara fe con obediencia, es decir, serían la misma cosa.
@ Está basada en un criterio supersticioso y mágico de lo que es el bautismo.
Teísmo abierto
En algunas iglesias ya se enseña que Dios no conoce el futuro – no es
omnisciente. Esta enseñanza puede calificarse directamente como herejía. La Biblia enseña la
omnisciencia de Dios con lenguaje claro y preciso en centenares de pasajes primarios. Los
pasajes que los proponentes del teísmo abierto usan para negar la omnisciencia de Dios son de
carácter secundario que no hablan directamente del tema.

Teología liberal
También conocida como Modernismo Teológico, o Protestantismo Liberal. Este
movimiento reinterpreta las doctrinas bíblicas, históricas y prácticas del cristianismo. Sus
proponentes están más interesados en adaptar ideas religiosas a la cultura y el pensamiento
moderno. Siguiendo los pasos de teólogos como Bultmann, Tillich, Barth y Bonhoeffer, piensan
que el hombre y mujer modernos no pueden entender o aceptar las doctrinas “pasadas de moda”
del cristianismo, en un mundo que ha sido transformado por la ciencia. En muchos casos, han
procedido a desmistificar la Biblia procediendo a negar los milagros y las historias calificándolas
como mitos. En pocas palabras, liberalismo protestante es la negación del nacimiento virginal, la
deidad y resurrección corporal de Cristo, la historicidad de la Creación en Génesis, la autoría
mosaica del pentateuco, los milagros de la Biblia, el sacrificio expiatorio de Cristo, etc., etc. La
gangrena del liberalismo ha avanzado irreversiblemente en sectores mayormente vinculados a las
denominaciones históricas y posa un peligro latente para los sectores evangélicos y
fundamentales. Un abortivo de este movimiento es la Teología de la Liberación mencionada
anteriormente.
Preterismo total
Esta teoría argumenta que toda la profecía bíblica ya se ha cumplido. Nada se encuentra ya en el calendario profético. Sucesos como el surgimiento del Anticristo, la
tribulación, el rapto, la Segunda Venida del Señor y la resurrección de los muertos ocurrieron
alrededor del 70 DC – el año en que Roma tomó Jerusalén y destruyó el segundo templo.
Aquellos preteristas que niegan la futura Segunda Venida de Cristo y la resurrección de los
muertos, reduciéndolos a algún acontecimiento de la historia, claramente contradicen los 7
credos ecuménicos de la historia primitiva y los grandes credos de la Reforma. En consecuencia,
estos preteristas no son parte del cristianismo ortodoxo y deben ser catalogados como herejes.
Necesariamente deben ser separados de las congregaciones ortodoxas. El anatema de 2 Timoteo
2: 14-19 es perfectamente vigente para toda forma de preterismo que niegue la futura
Resurrección corporal de los muertos en el final de los siglos.
Sólo Jesús, pentecostales unicitarios (mal llamados unitarios), pentecostales del nombre de
Jesús, o simplemente apostólicos, son apelativos generales que se usan para todo el movimiento.
Las sectas más conocidas que forman el movimiento son: La Iglesia Pentecostal Unida, La Iglesia
Apostólica de la Fe en Cristo Jesús, La Iglesia Pentecostal de la Fe Apostólica, la Iglesia del Señor
Jesucristo, las iglesias “Casa del Alfarero” afiliadas con T.D. Jackes, e Iglesia de Dios Apostólica
Pentecostal.
Enseñanzas antibíblicas típicas de estos grupos:
i. Negación de la Trinidad.
ii. Modalismo: Jesús es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Una sola persona que usa diferentes
títulos en el transcurso de la historia.
iii. Bautizan en el nombre de Jesús solamente. Cualquier otra fraseología usada durante el
bautismo anula el acto.
iv. El bautismo es absolutamente necesario para la salvación.
v. Marcado legalismo reflejado en las “normas de santidad” que se deben guardar a
los efectos de lograr la salvación.
vi. Hablar en lenguas es la “prueba” de que la persona es salva.
Los cristianos verdaderos deben salir de estas congregaciones que si bien tienen apariencia de
cristianas, son en realidad sectas muy nocivas.
11. Seeker Sensitive Churches (iglesias sensibles al “buscador”).
Este tipo de iglesia procura que sus cultos y actividades sean más atractivos al mundo. El
bienestar económico en el hemisferio norte occidental facilita que la iglesia pueda ofrecer
carrouseles, caballitos y juegos para los niños, clases de aeróbicos, café de Starbucks y
hamburguesas de McDonald’s, un amplio lounge para que los maridos que no quieren venir a la
iglesia puedan dormir o ver fútbol americano en pantallas gigantes durante los cultos. En una de
ellas se puede ver al pastor dando su sermón de 15 minutos, no sea cosa que la gente se aburra.
No necesita traer su pesada Biblia, hay “power point” para poder leer los pasajes de las
traducciones preferidas del pastor. No faltan tampoco las películas ni la consabida sobredosis de
música con los artistas favoritos de la congregación, juegos de luces y pirotecnia. No hay
mención de pecado, arrepentimiento ni juicio, no se predica de la santidad de Dios ni la
importancia de la obediencia en la vida cristiana, y mucho menos tomar la cruz y seguir a Cristo.
Hasta las cruces son quitadas para no ofender a los “buscadores.” Los sermones se enfocan en
el individuo y no en Cristo, en la autoestima del oyente y no en la Palabra de Dios. Típicos
representantes de este nuevo estilo son Rick Warren y Joel Osteen. Ambos pastorean mega-iglesias
donde no se enseña doctrina, no se predica exposicionalmente, no se equipa a la gente
para confrontar los ataques a los valores cristianos por parte de la corriente progresista secular, y
sus miembros se envuelven en ministerios extra-bíblicos como la militancia contra el
calentamiento global, salvar las ballenas y combatir el SIDA. ¿El resultado? La negación del
liderazgo y señorío de Cristo como consecuencia de la omisión de la Palabra, el único medio por
el cual él gobierna, expresa su voluntad, y nos hace crecer espiritualmente. Por ello el fruto son
congregaciones que sirven de refugio a falsos convertidos y cristianos desnutridos en la Palabra.
Una vez que renunciamos a la misión de predicar la Palabra de Dios, la única fuente de vida
espiritual, y la suplantamos con métodos de mercadotecnia para llenar las bancas, la iglesia se
despoja de poder divino y pierde su efectividad para salvar almas en el mundo. Como el negocio
anda bien en la Money Driven Church, luego se buscan formas de emplearlo que sean aceptables
al consenso general. Es así que terminamos llevando a cabo cruzadas que tienen el mismo poder
transformador que una campaña de Bono, Brad Pitt o Madonna. Llenan estómagos y abrigan por
un tiempo, nada más.

¿Apóstoles y Profetas hoy?
Muchos hoy se autotitulan apóstoles y profetas, reclamando para ellos una autoridad igual a la de los personajes bíblicos. No se deje embaucar por estos farsantes. Información acerca de la falsedad de estos reclamos:
Teología del Dominio
Otra herejía muy popular en las iglesias evangélicas.
Iglesia Emergente
Sobre este movimiento definitivamente apóstata, puede leer:

Consideraciones finales
La presentación que hemos hecho de los problemas de carácter endémico en las iglesias
evangélicas actuales, lejos de ser exhaustiva, creemos que cubre una extensa gama y provee al
cristiano evangélico una herramienta efectiva a los efectos de discernir el estado de su iglesia. Es
responsabilidad de todo miembro del cuerpo de Cristo pertenecer a una iglesia donde pueda
profundizar su fe en el Señor Jesucristo, fortalecer su amor hacia los creyentes y crecer en el
conocimiento de la Palabra de Dios